Asexualidad: cuando no siento deseo sexual

Raquel Lemos Rodríguez.

La asexualidad es una no orientación sexual en la que el individuo no siente la necesidad física de mantener relaciones, ni con personas de su mismo sexo ni del contrario.

Parece imposible que existan personas que no sientan deseo sexual, esa falta de atracción por los demás, por la búsqueda del placer… a esto se le denomina “asexualidad”.

La asexualidad es invisible y muy poco conocida. Además, puede ocasionar graves problemas en la pareja pues, al no sentir deseo sexual, no hay esa necesidad de mantener relaciones. Es más, se intentan evitar.

¿Es la asexualidad una consecuencia del celibato o de seguir ciertas creencias? La respuesta es “no”. Es una condición natural que experimenta una persona.

Asexualidad, la no-orientación sexual

Una persona asexual, como no siente deseo sexual, no tiene necesidad de mantener relaciones. Con esto, tampoco posee ninguna orientación sexual, pues no se siente atraída ni por personas de su mismo sexo, ni por las del sexo contrario.

Por todo esto, podemos considerar a la asexualidad como una no-orientación sexual.

Existe tal desconocimiento y tan pocas investigaciones al respecto, que son muchos quienes creen que las personas no son asexuales, sino reprimidas.

Es cierto que es una situación extraña, pues el ser humano siente, naturalmente, deseo sexual para disfrutar de una experiencia placentera y poder concebir, si así se quisiera.

No obstante, a pesar de ser una circunstancia diferente y poco habitual, no es una enfermedad ni una característica que defina a las personas reprimidas. Simplemente, es una no-orientación sexual.

La presión social

Podemos pensar que una persona asexual no tendría por qué tener problemas. Todos los tipos de orientación sexual, y esta no-orientación, deberían ser respetados y tratados con normalidad.

Lamentablemente, en la realidad esto no sucede así. Las personas asexuales sufren una gran presión social debido a ser diferentes.

Javier, una persona asexual, nos decía lo siguiente: “Tardé mucho tiempo en tener parejas y relaciones por mi pasotismo. Cuando lo hice, fue por presión social. Yo no tenía la necesidad”.

Estas personas se ven “obligadas” a ser como los demás, a buscar a alguien, a aguantar preguntas del tipo “¿cuándo te echarás una pareja?”.

En las peores situaciones, se encuentran marginadas por la sociedad.

¿Te imaginas cómo puede percibir la publicidad con connotaciones sexuales una persona asexual? Ese contenido continuamente erotizado para ella no significa nada. No tiene el efecto deseado.

El bajo deseo sexual siempre ha existido

El bajo deseo sexual siempre ha existido, si bien muchas personas nunca fueron conscientes de ello hasta que estuvieron con una pareja sexualmente activa.

A pesar de esto, y siguiendo lo que nos decía Javier previamente, ¿las personas asexuales no desean tener pareja?

Javier decía que no tenía necesidad de tener pareja, pero muchas personas asexuales sí desean tenerla, aunque sin sexo.

El gran problema surge cuando una persona sexualmente activa se enamora de una asexual. Ambas necesitarían hablar sobre cómo llevar su relación para que ninguno de los dos tenga que hacer sacrificios.

Asexual no quiere decir que la persona no pueda querer a otras, pues todos necesitamos afecto, pero no todos necesitamos sexo.

Las personas asexuales, a veces, se ven forzadas a mantener relaciones sexuales. No lo desean, pero tampoco lo rechazan. Es algo que ni sienten ni padecen pero, por la pareja, lo hacen.

Por ese motivo, es necesario hablar en pareja cuando una persona es asexual pero la otra no lo es. La comunicación siempre es esencial y más en estos casos.

Como decía Moisés Catalán, presidente de la Asociación Nacional Queer El Príncipe Lila:

“Mantener una pareja donde uno es asexual y otro sexual depende del acuerdo al que ambos lleguen. Hay quienes practican sexo por llevar adelante el noviazgo, mientras que otros establecen una relación abierta”.

¿Alguna vez te has encontrado con una persona asexual? Muchas no saben que lo son, simplemente son conscientes de que no sienten deseo hacia los demás.

Lo más importante es que, si quieres mantener una relación de pareja, ambos hablen de la situación para que todo pueda ir lo mejor posible.

Cuanto menos escondamos esta realidad, cuanto menos nos la callemos, más visibilidad le daremos y podremos conocerla mejor.

(mejorconsalud.com).


COMPARTIR