Estas prácticas podrían marcar tu vida sexual en los próximos años

El redescubrimiento del placer femenino, el sexo digital o la reconciliación entre amor y sexo figuran entre las claves sentimentales del comienzo de la década.

El orgasmo femenino sigue siendo un misterio para muchas personas. Las investigaciones en torno al placer de las mujeres son escasas y hasta hace no demasiado tiempo se desconocía la existencia de los orgasmos múltiples. Además, el hecho de que durante décadas fuese un tabú hablar del placer femenino llevó a que varias generaciones no sintieran la necesidad de experimentar con su cuerpo para conocerlo mejor y así disfrutar más. Según un estudio reciente de la firma de juguetes eróticos LELO, solo el 40% de las mujeres reconoce masturbarse a menudo, frente al 95% de los hombres. Sin embargo, los expertos de esta firma están convencidos de que a medida que las mujeres se informen más y se atrevan a experimentar con su cuerpo, estos porcentajes se irán igualando. Así, una de las tendencias que se espera para los próximos años es el redescubrimiento del placer femenino.

Precisamente esta tendencia irá asociada a un mayor interés por juguetes eróticos más sofisticados como es el caso de los succionadores de clítoris, sobre todo si tenemos en cuenta dos datos que destacan en los estudios de esta firma: que solo el 18% de las mujeres puede llegar al orgasmo a través de la penetración y que el clítoris es el único órgano cuya finalidad es la de proporcionar placer

Sexo digital

La tecnología empieza a jugar un papel importante en la forma que algunas personas disfrutan el sexo. Los robots sexuales y la realidad virtual ya no son exclusivos de las películas de ciencia ficción y ya se ha acuñado el término “digisexual”, que identifica a aquellas personas que integran la tecnología como parte de su vida sexual y que pueden no necesitar intimidad con otros seres humanos para disfrutar.

Aunque se trata de una tendencia creciente, los expertos insisten en destacar la importancia de mantener relaciones físicas entre las personas, de modo que la tecnología sea una herramienta más dentro de una relación sexual sana y divertida.

El sexo, unido al bienestar

En una época en la que cobran cada día más importancia los temas relacionados con el bienestar, el sexo ha dejado de ser algo frívolo para figurar como uno de los aspectos fundamentales del autocuidado. Esto ha hecho que se vayan derribando las barreras y estigmas relacionados con el cuerpo y con las prácticas sexuales, incluidas las menos ortodoxas.

Conceptos como “sexo consciente”, “piel con piel”, “slow sex” y los juegos en solitario guiados dan pie a pensar que el sexo se convertirá en una fiesta libre de prejuicios en la que sus participantes solo busquen sentirse bien consigo mismos y con sus parejas.

El retorno del binomio amor-sexo

El amor y el sexo vuelven a darse la mano. En la era del #metoo el sexo camina hacia una mayor honestidad y apertura en la relación. Amor, consentimiento, sexo y sentimientos ya no caminarán en solitario pues, según los estudios en torno al comportamiento sexual, una persona se muestra más atenta, transparente y dispuesta a experimentar más si siente algo especial mientras practica sexo.

Esto no quiere decir que se vayan a dejar de lado los encuentros casuales o que no pueda resultar igualmente satisfactorio el sexo en solitario, pero sí se prevé que los sentimientos cobren importancia.

(www.abc.es).


 

COMPARTIR