Esteban, un peligro para Durango

    Fernando Miranda Servín.

    Siempre ha sido indignante que un político aproveche cualquier tipo de contingencia para promocionar su imagen personal, pero hacerlo en medio de una pandemia simplemente es imperdonable. Esto es precisamente lo que ha hecho el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del estado de Durango, Dr. Esteban Villegas Villarreal, quien desde mediados del mes de marzo comenzó a realizar una campaña inusitada “informando” a la ciudadanía duranguense las acciones que debe tomar “para prevenir el coronavirus”. Así, tomándose fotografías repartiendo folletos, cubrebocas y gel antibacterial en la vía pública y en “zonas vulnerables” para publicarlas inmediatamente en las redes sociales, este político duranguense de manera grotesca ha hecho propaganda a su persona y ha realizado inclusive actos electorales anticipados, pues, como él mismo lo ha manifestado en numerosas ocasiones, nuevamente aspira a ser candidato de su partido, el PRI, a la gubernatura de Durango.

    Lo peor de todo esto es que el ex alcalde del municipio de Durango y actual diputado local, a pesar de ostentar un título profesional de Médico Cirujano, no sabe colocarse correctamente un cubrebocas, como quedó de manifiesto en las gráficas publicadas por él mismo en sus páginas de las redes sociales Facebook y Twitter, en las que se aprecia cómo reparte folletos a adultos mayores con la nariz descubierta.

    No conforme con lo anterior, el diputado Esteban Villegas Villarreal el 28 de marzo acudió a los poblados de Ignacio Zaragoza, Rodríguez Puebla y San Benito, en el municipio de Durango, pidiéndole a los habitantes de estas localidades que salieran de sus casas para escuchar sus discursos “preventivos”, cuando la instrucción para los ciudadanos a nivel nacional ya era la de permanecer en sus casas.

    PAG-4-2
    Con la nariz fuera del cubrebocas, el ex alcalde de Durango, Esteban Villegas, poniendo en riesgo la salud de los adultos mayores.
    PAG-4-1
    El diputado local priísta, Esteban Villegas Villarreal, presidente de la JUCOPO del Congreso de Durango, en plena pandemia haciendo proselitismo personal.

    Este oportunismo político inmediatamente fue reprobado por la ciudadanía duranguense en las principales redes sociales, tanto por la tendenciosidad de sus acciones como por poner en peligro la salud de personas de la tercera edad.

    Esteban Villegas Villarreal arrastra pesados antecedentes de corrupción por haber solapado y protegido abiertos actos de saqueo al erario cometidos por sus colaboradores más cercanos cuando fue alcalde de Durango, en el trienio 2013-2016. Estos saqueos fueron encubiertos por la pasada administración del ex alcalde corrupto emecista y actual senador de la República, José Ramón Enríquez Herrera, que jamás dio a conocer los resultados de las auditorías que supuestamente le fueron practicadas a la gestión municipal del ahora diputado local y presidente de la JUCOPO del Congreso duranguense. De la misma manera, el actual gobierno panista del municipio de Durango, encabezado por Jorge Salum del Palacio, también ha protegido los actos de corrupción cometidos por el Dr. Esteban Villegas y sus colaboradores, pues las acciones punibles que cometieron, de acuerdo a la ley, prescriben hasta después de 7 años de haberse cometido.

    PAG-4-3
    Esteban Villegas, repartiendo despensas en algunos poblados del municipio de Durango, realizando actos anticipados de campaña. Quiere ser gobernador de Durango.
    PAG-4-4
    En los poblados de Ignacio Zaragoza, Rodríguez Puebla y San Benito, Esteban Villegas, a pesar de la contingencia sanitaria, pidió a los habitantes que salieran de sus casas para que escucharan sus discursos “preventivos” contra el coronavirus.

    En el caso del diputado local priísta y presidente de la JUCOPO del Congreso de Durango, Dr. Esteban Villegas Villarreal, el artículo 114 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que mientras un servidor público siga desempeñando cargos por virtud de los cuales goce de inmunidad, los plazos de prescripción no corren. De esta manera, si alguien, durante el tiempo en que fue servidor público protegido por la inmunidad, incurrió en la comisión de algún delito y con posterioridad asumió otro cargo también protegido por ella, por el hecho de que sigue gozando de inmunidad el plazo de prescripción no corre.

    Este precepto constitucional le queda como anillo al dedo al Dr. Esteban Villegas, quien desde que asumió el cargo de alcalde, de 2013 a 2016, y luego el de diputado local, de 2016 a la fecha, ha gozado de una impunidad insultante.

    Hoy, este conocido personaje de la política duranguense, en medio de la tragedia nacional que vivimos por la pandemia del coronavirus, hace abierto proselitismo en su ambicioso camino a la gubernatura de Durango, pero por su historial político y sus acciones imprudentes que ponen en riesgo la salud de la ciudadanía, representa un verdadero peligro para los habitantes de esta entidad norteña.


    COMPARTIR