Cambia, todo cambia

No hay mejorguardaespaldas que uno mismo.

“Pero no cambia mi amor por más lejos que me encuentre, ni el recuerdo, ni el dolor de mi pueblo y de mi gente. Lo que cambió ayer, tendrá que cambiar mañana”, canta Guadalupe Pineda en una de sus canciones más conocidas, y así es, todo cambia. De repente despertamos un día y todo cambió, nos damos cuenta de cuan frágiles somos.

Nos han quitado los apretones de manos, los abrazos y los besos que eran una demostración de amor; ahora se transformaron en armas letales.

Con todos estos cambios y lo que nos está sucediendo, ya hasta nos quitaron el modo de andar. Hemos cambiado tanto en tan pocos días, todo a lo que estábamos acostumbrados a hacer hoy ya no lo podemos realizar, y como todo se altera, el protocolo social no podía quedarse atrás; por lo tanto, es bueno saber qué es correcto en nuestras reglas de comportamiento y en nuestra convivencia diaria. Aquí te dejo algunos puntos, que en estos momentos que estamos pasando no tenemos por qué sentirnos mal al llevarlos a cabo.

Lo primero es que hay que sacrificar el saludo de beso, y si notas que la otra persona se inclina para dártelo, el código social frente a ésta situación es no responder ni siquiera por quedar bien, lo que tenemos que decir cortésmente es que preferimos no hacerlo. El saludar de mano tampoco se debe hacer, pero si lo haces hay que lavarse las manos inmediatamente. Al hacer esto no debes sentirte apenado, ya que a como están las cosas nadie debe criticarte o sentirse mal por evitar el saludo. De hecho, dicen los expertos que fue precisamente esta práctica del efusivo saludo de beso la que contribuyó a la propagación de esta enfermedad.

En reuniones de trabajo donde no sea muy necesaria tu presencia te puedes comunicar con tus compañeros a través de tus redes sociales, ya sea Facebook, Instagram, Skype, etc., mas si se requiere de tu asistencia entonces aclara por algún medio que no habrá saludos de manos, ni abrazos, ni besos; también hay que guardar distancia de aquellos compañeros que tengan síntomas de gripe, malestar de garganta o que hayan viajado a países con foco rojo. Créeme, nadie se sentirá mal por ello, y uno como trabajador no debe tomarlo como discriminación, se trata de medidas muy válidas, que eso sí, deben estar evaluadas por la empresa y por los jefes de área o departamento. También es muy recomendable que esas reuniones no sobrepasen las veinte personas y hacerlas en lugares muy bien ventilados.

Ahora más que nunca el estornudar en público está siendo mal visto, por lo que tenemos que cubrirnos la boca y la nariz con la parte interna del codo en caso de no tener un pañuelo desechable o de tela a la mano. Esto lo tenemos que hacer siempre, y más ahora que es para evitar esparcir las secreciones, ya que se puede infectar a una persona que esté hasta a seis metros de distancia. 

Ahora bien, si tienes algún síntoma pero no sabes qué es no se vale que acudas a una fiesta, reunión o antro solo porque tenías muchas ganas de hacerlo, aunque sea el evento del año tu deber cívico es no asistir a lugares concurridos, ya que todos andamos paranoicos y si tienes tos o escurrimiento nasal lo que lograrás es hacernos sentir incómodos y que huyamos de ti, o bien hasta ser agresivos contigo.

El hecho de que no quieras saludar, salir de fiesta o invitar a quien acaba de llegar de viaje significa que estas tomando todas las precauciones necesarias, tienes todo el derecho de hacerlo y no es, vuelvo a repetir, por discriminar a nadie.

Si tienes muchas ganas de ir al cine te vas a tener que aguantar, ya que debido a la contingencia estarán cerrados, lo mejor es que contrates alguna plataforma por streaming, ya sea Netflix, HBO, Amazon, Fox Play, etc., que tienen muy buenas películas y series a un costo accesible. 

Si de plano tenemos que salir a un lugar donde haya mucha gente, ya sea el banco u otro lugar, hay que seguir las recomendaciones que nos han dado, es muy molesto estar formado y que voltees y tengas la cara de la persona de atrás a centímetros de la tuya, guarden su distancia en las filas de cualquier lugar, también recuerden y acostúmbrense a cargar siempre un gel antibacterial. Si pueden evitar ir al banco o a ciertos lugares y realizar sus operaciones en línea desde la casa, mucho mejor.

¿Verdad que con todo esto nos quitaron hasta el modo de andar? Cambia, todo cambia, y recuerda que otro de nuestros deberes cívicos es cuidarnos unos a otros.


 

COMPARTIR