Después de un año, las mujeres se cansan de tener relaciones sexuales con su pareja

Un estudio descubre cómo cambia la libido femenina a lo largo de una relación sentimental.

Galiana Legorburu.

Si alguna vez has experimentado esa sensación estando con tu (ex)pareja, ahora puedes estar tranquila: ni es raro, ni tienes por qué haber dejado de quererla. Simplemente, según la ciencia, las mujeres se aburren del sexo tras un año de relación.

En este sentido, una investigación publicada en el British Medical Journal Open recogió las encuestas realizadas a 4,839 hombres y 6,669 mujeres de entre 16 y 74 años, y concluyó que aunque cansarse de las relaciones sexuales es común en ambos sexos según aumenta la edad, las mujeres se aburren mucho más fácilmente que ellos. Y aunque la fragilidad de la libido femenina no es ningún secreto, resulta alarmante para muchas de nosotras imaginarnos (o vernos) en esta situación con nuestra pareja ya que, además, el estudio descubrió que dos de cada cinco de las entrevistadas no estaban satisfechas con sus relaciones íntimas, lo cual alimenta la falta de apetito sexual.

Y aunque hay causas que vienen determinadas por factores extrínsecos a la pareja, como la edad (entre los 55 y los 64 años se produce la bajada más pronunciada de la libido femenina), la menopausia, el cansancio o el estrés, otras se producen como consecuencia de una mala gestión de los problemas conyugales. Por ejemplo, la falta de confianza, las discusiones o una comunicación insuficiente pueden repercutir directamente en las relaciones íntimas de la mujer, ya que el factor psicológico influye en su libido mucho más que en los hombres, así que, si estás pasando por una crisis, no te agobies si te sientes sin ganas. Está más que justificado.

“Entre el año y medio y los tres años, los meses idílicos de la relación, se puede o bien entrar en la etapa del desenamoramiento o pasar a la siguiente fase que es el ‘amor romántico’. Si la falta de deseo sexual aparece antes de ese periodo puede ser por muchos motivos: que hayas llegado a una fase de desenamoramiento antes de tiempo, que tengas desequilibrios hormonales, que estés pasando una etapa de estrés fuerte o porque no te sientes bien físicamente con tu cuerpo. Cada una debe analizar su propia situación y ver cuál es el motivo por el que se han cansado de tener sexo con su pareja”, explica la psicóloga y sexóloga María Felipa Gea López.

Por otro lado, los investigadores de la Universidad de Southampton además de las causas emocionales añadieron posibles traumas relacionados con el sexo, como problemas de salud e incluso un cambio en el enfoque de su atención si hay hijos de por medio.

“Para salvar las relaciones sexuales hay que fijarse en lo que nos gusta y atrae de nuestra pareja, pero, sobre todo, llevarlas a cabo. La sociedad cree que las ganas o el deseo sexual debe aparecer solo, pero lo cierto es que no. Es como ir al gimnasio, cuando dejas de ir al gimnasio y te acostumbras, luego no tienes ganas de ir. Entonces decides ir y el primer día te da una pereza terrible, pero cuando sales del gimnasio te sientes bien. Pues en el deseo sexual y las relaciones sexuales ocurre lo mismo”, cuenta la experta.

En definitiva, ese “dolor de cabeza” tan recurrente que tú misma querías creerte cuando tu pareja te proponía un plan ardiente, puede tener una razón detrás, y no eres la única que ha pasado por ello.

(harpersbazaar.com)


COMPARTIR