¡Coloca tu playlist y organiza tu clóset!

Con orden y tiempo uno encuentra el secreto para hacerlo todo y hacerlo bien

En días pasados, hablando con mi grupo de amigos salió el tema obligado, derivado de esta cuarentena, que más bien ya parece noventena, y comentaban que para distraerse y divertirse los primeros días se ponían a jugar a Uno, a la lotería, a las damas chinas, al Basta, al dominó, al clásico 21 de básquet (estos juegos servían para que quien perdiera lavara los platos o sacara al perro a pasear), entre otras distracciones, pero con el pasar de los días esas actividades prácticamente se les están olvidando o ya les aburrieron, y pasan más tiempo en el celular o en la computadora, porque según ya no saben qué hacer, a lo que les sugerí que se pusieran a limpiar su closet o armario para deshacerse de toda esa ropa vieja o calzado que ya no utilizarán, pues este es el mejor momento para hacer esto. Y hubo una pregunta al unísono: “¡¿Y cómo empezamos?!”

Bueno, pues para hacerlo menos aburrido o tedioso lo primero es tomar aire y paciencia, después, elige una playlist de música que te guste para hacerlo más entretenido, y lo siguiente es sacar toda la ropa del clóset, al decir toda se entiende que es la que se tiene colgada y guardada en los cajones, para que así vayas viendo con qué tanto espacio cuentas y de esa forma puedas organizar mejor tus prendas.

Enseguida separa tu ropa en dos categorías, tal como lo hacían en aquel programa de TV llamado “Acumuladores Obsesivos”, aunque te duela, vas a elegir qué se va y qué se queda.

A lo primero que debemos decir adiós es a toda esa ropa que tenemos guardada por afecto, ya sea porque nos la regaló una persona a la que le tenemos apego o porque se usó en aquella ocasión especial, pero que ya no nos queda o simplemente sigue ocupando espacio por ese cariño que se le tiene, aunque ya esté “out”, y siendo sinceros ya jamás nos la pondremos de nuevo. Nada de que sigas guardando esa ropa porque te gana la nostalgia, nada de que para cuando bajes de peso, o para cuando regreses a tal o cual lugar que visitaste hace mucho.

En el caso de la ropa que ya te queda grande porque te aplicaste y bajaste de peso, como recompensa querrás comprarte ropa nueva, así que deshazte de toda ella. Ya sabes, para fuera todas esas prendas que lo único que hacen es que la energía no fluya por tener ropa en mal estado o guardada por mucho tiempo, como bien lo dice el feng shui.

En cuanto a esa ropa que está en buen estado o que solo utilizaste un par de veces, si no la quieres tirar o donar puedes hacer negocio, ya que existen varias páginas de compra-venta de segunda mano de toda clase de enseres. Esta opción la utilizan muchas personas para recuperar algo del costo de la prenda.

También puedes hacer pequeños regalitos a tus familiares y amigos que te hayan halagado por la ropa que tienes en tu clóset y que tú sabes que son muy de su estilo.

Si no quieres sacar algo de dinero como tampoco regalarla porque crees que se pudieran ofender, la puedes llevar a alguna institución o fundación para donarla, con esto darás felicidad a mucha gente, recuerda que las prendas y el calzado deben estar en condiciones óptimas para poder usarlas, nada de que las lleves en mal estado.

Y viene la pregunta del millón: ¿cómo organizo la vestimenta que me quedaré? Lo recomendable es que lo hagas tomando en cuenta la ropa que tienes para la temporada primavera-verano y la que tienes para otoño-invierno, cuando lo hagas viene la pregunta de ¿qué es lo que doblo y qué va en gancho? Es sencillo, mira, todas las playeras, jeans, sudaderas y suéteres van doblados, y todo lo que es de sacos, chamarras, camisas y pantalones de vestir van colgados. ¿Ves? ¡Ya terminaste! Aquí lo más importante es tener paciencia, porque el tiempo ya lo tienes, por lo tanto ¡manos a la obra!


COMPARTIR