Emilio Lozoya, la punta de la hebra

emilio-lozoya-Publimetro-min

La madeja de corrupci贸n e impunidad que hemos construido en M茅xico es tan gruesa y enredada que la mayor铆a de las veces resulta imposible encontrar una hebra de donde podamos jalar. No por su inexistencia, casos hay muchos, sino por la multiplicidad de intereses que la oculta. Si acaso la encontramos y comenzamos a tirar de ella aparecen muchos nudos gordianos que detienen el jal贸n impidiendo deshacer la mara帽a de complicidades y dinero que envuelve la corruptela que carcome a la sociedad mexicana y a nuestro sistema pol铆tico.

Bajo esta realidad los ciudadanos nos aferramos a cualquier promesa de los gobernantes para combatir y disminuir la corrupci贸n. Incluso, cuando los resultados no son los esperados, continuamos comprando ilusiones. Sin embargo, hemos llegado a niveles verdaderamente peligrosos y ofensivos que ponen en capilla a la gobernanza y en riesgo la viabilidad del Estado mexicano.

La corrupci贸n no la miramos, y cuando lo hacemos la vemos como algo positivo, como una circunstancia que nos ofrece 鈥渙portunidades鈥 y a la cual no le encontramos el da帽o que produce a la comunidad. La corrupci贸n aniquila el sentimiento de responsabilidad individual, y con ello olvidamos que el abuso de poder para favorecer a pocos es a costa del pago de muchos.

El caso de Emilio Lozoya Austin se vuelve paradigm谩tico en la lucha contra el c谩ncer de la corrupci贸n y el maridaje entre autoridades y criminales. Muchas son las hebras que se pueden jalar, aunque en estos momentos la del ex director de Pemex parece ser la m谩s s贸lida y con menos nudos para llegar al centro de la madeja. Por ello, urge que el gobierno de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador y la Fiscal铆a General de la Rep煤blica no permitan que se nos vaya de las manos una importante oportunidad de combatir la corrupci贸n y llevar ante la justicia a los hacedores de ella en los sexenios anteriores, y desde luego, en este mismo.

Sin duda, los recovecos del caso Lozoya obligan a llevarlo con suma precauci贸n para evitar que alg煤n mal procedimiento descarrile la investigaci贸n y los procesos penales a los cuales se le vincula. Si bien el ex funcionario no ha pisado la c谩rcel (primero fue al hospital y ahora cuenta con la libertad condicional, y le han colocado un brazalete electr贸nico en el tobillo derecho, con el cual permanecer谩 bajo vigilancia policiaca), eso no significa que no pague por sus delitos, y mucho menos que el gobierno de la 4T se haya dado por vencido y deje al garete el mencionado caso.

El espesor del ovillo Emilio Lozoya incluye el caso Odebrecht, lavado de dinero, el financiamiento ilegal de la campa帽a electoral de Enrique Pe帽a Nieto, los 鈥渘egocios鈥 de AgroNitrogenados y Fertinal, y los sobornos para que los legisladores del PAN, PRI, Panal y PVEM aprobaran las reformas pe帽istas en el marco del Pacto por M茅xico en la LXII Legislatura federal, para lo cual se dispuso de 359 millones de pesos para ser entregados y comprar las voluntades legislativas.

lozoya
El juicio de Lozoya solo es la punta del iceberg de la corrupci贸n que se practic贸 el sexenio pasado, y forzosamente deber谩 conducir al arresto de otros importantes protagonistas como el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el ex presidente de la Rep煤blica, Enrique Pe帽a Nieto y los ex legisladores que recibieron sobornos a cambio de aprobar la reforma energ茅tica.

Adem谩s de saber qui茅nes acompa帽aron y autorizaron las triqui帽uelas de Lozoya Austin, est谩 el tema de la sentencia que pueda recibir por los cargos imputados, luego del arreglo con la FGR para aceptar ser tra铆do de Espa帽a y obtener beneficios legales como el criterio de oportunidad. Sin embargo, no debemos olvidar que el mencionado criterio procede cuando la persona ofrece informaci贸n esencial para la persecuci贸n de un delito m谩s grave que el que se le imputa; es decir, Lozoya tendr铆a que poner sobre la mesa informaci贸n que permitiera castigar a alguien de mayor jerarqu铆a, que en este caso ser铆an los ex secretarios de Hacienda y de Energ铆a, as铆 como el ex presidente Enrique Pe帽a Nieto. De igual manera, no olvidemos que la madre de Lozoya, Gilda Margarita Austin Sol铆s, y su hermana, Gilda Lozoya, la primera en prisi贸n domiciliaria y la segunda pr贸fuga, forman parte de la red de corrupci贸n que cre贸 y utiliz贸 el ex funcionario p煤blico.

En las primeras declaraciones, el ex director de Pemex asegur贸 que fue sistem谩ticamente intimidado, presionado e instrumentalizado para realizar la compra de la empresa AgroNitrogenados. Asimismo, acept贸 los cargos de operaciones con recursos de procedencia il铆cita, cohecho y ejercicio indebido del servicio p煤blico.

Adem谩s de no pisar la prisi贸n y de portar su brazalete electr贸nico, permanecer谩 bajo vigilancia policiaca, y le ordenaron entregar su pasaporte y visas, adem谩s de acudir a firmar el libro de procesados cada 15 d铆as.

Aunque la defensa de Emilio Lozoya afirm贸 que su cliente dar谩 a conocer de manera muy clara y contundente los nombres, cargos que ocupaban los involucrados y los m茅todos de instrumentalizaci贸n que fueron utilizados en el caso Odebrecht, la FGR deber谩 seguir puntualmente el proceso para no dejar cabos sueltos en el camino.

Finalmente, debe quedar claro que el trato obtenido por Lozoya Austin y la FGR para quedar en libertad condicional y aportar informaci贸n que permita desmontar el tinglado de corrupci贸n debe entenderse como la mejor estrategia que existe para debilitar la estructura de corrupci贸n y actividades criminales que existen en nuestro pa铆s. Es decir, antes de pensar en el encarcelamiento y decomiso de recursos econ贸micos o de droga como primer paso en la lucha contra la corrupci贸n y el crimen organizado sociedad y gobierno debemos colocar estas medidas al final, luego de llevar a cabo una limpia de jueces y fiscales; intervenir a las empresas dedicadas a las actividades criminales; golpear el coraz贸n financiero del crimen organizado y fortalecer a las organizaciones de la sociedad civil que ayuden al combate de la corrupci贸n.

PAG-2-2
La resoluci贸n del caso Lozoya definir谩 al gobierno de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador como una administraci贸n seria o como un p茅simo teatro de vodevil.

La tarea es tit谩nica, pero es la 煤nica salida para comenzar a disminuir de forma sensible la corrupci贸n y la impunidad en nuestro pa铆s. Cualquier otra cosa solo ser谩 una sesi贸n de maquillaje para cubrir los profundos intereses de la clase pol铆tica y as铆 seguir abusando del poder en su propio beneficio.


COMPARTIR