Juan Monrreal López.

Gómez Palacio, Durango. – Sin medir las consecuencias sanitarias de repartir pollo que caducó al menos hace 4 meses, la presidente municipal surgida de MORENA, Alma Marina Vitela Rodríguez, se presentó el pasado 26 de septiembre en las calles de la colonia El Consuelo, acompañada por su compadre y Síndico municipal, Omar Castañeda González, a sacar tajada con la necesidad de los ciudadanos de ese sector, entregándoles carne de ave podrida y llena de salmonelas que dejó decenas de ciudadanos con distintos grados de intoxicación, sin que hasta el momento Vitela Rodríguez y Omar Castañeda se hayan pronunciado al respecto.

Formada en el segmento más deleznable del PRI –política carroñera de apropiarse de lo ajeno, venta de plazas en el sindicato del ISSSTE, votaciones como diputada en contra de los intereses sociales (votó a favor de la Reforma Energética y Reforma Educativa y apoyó el endeudamiento estatal, por ejemplo), falsear grados académicos, etcétera-, Vitela Rodríguez ha hecho de todo para alcanzar la presidencia municipal y ocupar los puestos de representación que ha detentado.

Por su parte, el primer compadre del municipio y Síndico, Omar Castañeda González, se formó con una estructura mental de servir de mercenario político al auxilio de los poderosos de la ciudad utilizando la organización de la Unión de Colonia Independientes (UCI), propiedad de su madre, Candelaria González “Doña Cande”, combinada con el armazón del PRD vinculado al “Señor de las Ligas”, René Bejarano.

Así, con este historial, no les ha sido difícil mentir para desviar recursos económicos municipales por varios millones de pesos y apropiarse de los bienes del ayuntamiento, explotando las necesidades generadas por la pandemia del COVID19.

Por ello, no fue raro verlos en la colonia El Consuelo repartiendo el pollo putrefacto, luego de que los promotores de la dirección de Bienestar, a cargo de su primo, César Yahir Vitela García, pasaron a invitar a los colonos de ese asentamiento para que recibieran a la presidente, quien les regalaría trozos de ave, sólo que putrefacto.

La alcaldesa morenista de Gómez Palacio, Marina Vitela, y su síndico, Omar Castañeda, presumieron en redes sociales la entrega de pollo “fresco” a ciudadanos de escasos recursos.

La alcaldesa Marina Vitela dijo que “los apoyos alimentarios no se detienen, seguimos llevándolos a las mesas de los gomezpalatinos”, pero un par de horas después algunas personas de la colonia El Consuelo comenzaron a sentir los malestares ocasionados por el consumo de las aves infectadas.

Para el domingo 27 de septiembre, en decenas de niños, mujeres y hombres arreciaron los signos de intoxicación ocasionados por la carne pútrida que Marina Vitela y su compadre Omar Castañeda llevaron hasta las puertas de las viviendas, con todo y que conocían que los paquetes de carne tenían al menos 4 meses caducos.

Así que la Nueva Historia que presume la presidente morenista es la copia de la pasada administración, que repartía productos lácteos de la marca Chilchota, propiedad de la ex presidente Juana Leticia Herrera –hoy investigada por la UIF por desvío de recursos por alrededor de 700 millones de pesos-, fuera de la fecha recomendada para el consumo.

Con enfermos en casa, vecinos del lugar invitaron a Demócrata Norte de México a recorrer algunos hogares con personas enfermas de diarrea y vómitos como consecuencia de la ingesta de este alimento corrompido por salmonelas, hogares donde además mostraron los paquetes con fechas de caducidad de hace cuando menos 4 meses.

Marina Vitela Rodríguez y Omar Castañeda González, políticas podridas

El camino de Marina Vitela Rodríguez en la política ha sido de oportunismo y chapulineo, apoyando toda clase de acuerdos que marchan en sentido contrario al interés colectivo y ciudadano.

  • Las actas del Congreso de Durango, del Congreso Federal, y las actas de Cabildo así lo prueban.
  • En el caso de Omar Castañeda González, éste debutó como regidor en la administración de Juana Leticia Herrera.
  • En ninguna acta de Cabildo quedó registrado que se opusiera a las acciones ilícitas que la ex presidente impulsó.

Castañeda González nunca se enfrentó a las determinaciones ilegales de Juana Leticia Herrera, que hoy tienen al borde de la cárcel a esta cacique política que llegó a insultar al pueblo gomezpalatino con juicios tan palmarios como “yo no puedo gobernar con gente tan sucia”, mientras sustraía el ISR, delito que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) descubrió y cuyo quebranto alcanza hasta ahora los casi 700 millones de pesos, al mismo tiempo que se apropiaban ella y su familia de bienes municipales; en tanto, apoyó con todo al ex Oficial Mayor y hoy regidor del ayuntamiento, Francisco “El Paco” Bardán Ruelas -ex indiciado en Saltillo, Coahuila, luego que la PGR lo detuviera en posesión de armas de alto poder y drogas embolsadas-, quien otorgó contratos ilegales a personajes como los prestanombres de Circulo Recolector S.A. de C.V., de quienes se presume ejercitan lavado de dinero, pues no cuentan con bienes que respalden el monto de una operación económica financiera de la magnitud de esa empresa recolectora de basura.

Así que con esta sucinta descripción, repartir pollo podrido no significa para ellos la gran cosa.

Sí ya dañó con decisiones legislativas a los ciudadanos que representa, unas decenas más de envenenados con pollo infecto no deben representar problema ético alguno para ella.

Los vecinos de la Col. El Consuelo, del municipio de Gómez Palacio, Durango, jamás olvidarán el sábado 26 de septiembre, día en que la alcaldesa de Gómez Palacio y su síndico se presentaron en su asentamiento para regalarles pollos caducados que les causaron serios daños en su salud.

Además, tanto Marina Vitela como Omar Castañeda, urgidos por conseguir respaldo ciudadano y acumular bienes a costa del erario –que les ayuden a costear las supuestas campañas de 2021 para diputado, él, y en 2022 para ella como candidata a gobernadora-, intentan justificar los millones de pesos que aseguran se han utilizado en el municipio para combatir el COVID19, cuando el trasfondo es convertirse en neo millonarios en el menor tiempo posible.

De esta manera, tan podridos como el pollo que repartieron en la colonia El Consuelo, así siguen actuando.

Francisco “El Paco” Bardán, oportunismo, antecedentes y presente negro

Si alguien ha perseguido y orquestado campañas contra ciudadanos y periodistas, es Francisco “El Paco” Bardán.

Así lo hizo en Saltillo, Coahuila, con los dueños de cantinas, expendedores de alcohol, prostitutas y todos los que no se reportaran con dinero a la oficina que ocupaba, hasta que la PGR lo atrapó con drogas y armas de alto poder en la zona de tolerancia de esa ciudad (Francisco “El Paco” Bardán Ruelas, coordinador de campaña de Leti Herrera, fue detenido por la PGR por posesión de drogas).

Luego, ya desde la Oficialía Mayor de Gómez Palacio, organizó junto con el finado jefe de Comunicación Social, Fernando Alatorre Escobedo, a la banda de pasquineros que pulula en la presidencia para denostar a los opositores y periodistas que evidenciaron las corruptelas a tope que prevalecían en el régimen que dirigían él y Juana Leticia Herrera Ale, y que lo sacaron de la pobreza patrimonial hasta convertirse en un neo millonario, propietario de empresas, ranchos, gimnasios y vehículos con valor de millones de pesos; bienes que oculta con prestanombres.

Ahora, en el radio de la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno federal, al igual que su compinche, Juana Leticia Herrera, en minoría en el Cabildo, se declara perseguido y paladín de la legalidad, además de defensor ciudadano.

Por eso, no fue extraño que aprovechara la pifia sanitaria y social de Vitela Rodríguez y Castañeda González, quienes repartieron los trozos de carne de ave fermentada con salmonelas.

Así que el 28 de septiembre, Bardán Ruelas –uno de los operadores principales del saqueo municipal cometido por Juana Leticia Herrera Ale, y a la que Santiago Nieto ha dicho que no tiene con qué justificar los 700 millones que depositó a sus cuentas–, grabó un video desde una vivienda de la colonia El Consuelo, como mal histrión, acompañado por las señoras Blanca Estela Sánchez y Clara García, quienes denunciaron tener a tres niños enfermos como consecuencia de haber consumido el pollo podrido que la presidente y el regidor entregaron el sábado 26 de septiembre.

“El Paco” Bardán Ruelas dijo a la cámara que “ahorita ya los vamos a atender y llevar al médico, pero deveras Marina, Omar, si deveras quieren ser candidatos no vengan a ofender la dignidad de la gente que más los necesita, que más requiere el apoyo del municipio haciendo esto; esto es un delito, delito regalar comida echada a perder, es un delito ¡aguas con eso! Gracias”, mientras que la Unidad de Inteligencia Financiera está encima de Juana Leticia Herrera por el saqueo que hizo de cientos de millones de pesos, y en el que Bardán Ruelas jugó un papel delincuencial central, y hasta ahora permanece protegido por la impunidad que da el poder.

Sí en Saltillo sorteó los barrotes, en Gómez Palacio y con las investigaciones de la UIF y FGR, quien sabe.

Lo cierto es que Francisco “El Paco” Bardán Ruelas y Juana Leticia Herrera hicieron lo mismo con los productos Chilchota, sólo que el terror y la persecución desatados por ellos desde la presidencia, además de las complicidades, y encubiertos por casi todos los medios de la Región Lagunera, hicieron que esto no se ventilara, al igual que sucede en este caso con Marina Vitela y Omar Castañeda.

También es verdad que Juana Leticia Herrera, “El Paco” Bardán, Marina Vitela y Omar Castañeda son lo mismo, pero envueltos en camisetas diferentes, unos en las del PRI y otros en MORENA, pero están tan podridos como el pollo que se repartió aprovechando las carencias económicas de los ciudadanos del sector mencionado.

La Vieja Historia y Una Nueva Historia son la misma en Gómez Palacio.

(democratanortedemexico.com).


 

COMPARTIR