Vaya segundo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Más tardó en comenzar que en irse entre las manos. Ni en sus peores pesadillas se lo hubiese imaginado así: Una transformación que no termina por dar color, pandemia de coronavirus, inundaciones en Tabasco, atorón económico, elecciones en Estados Unidos, violencia desmedida, lucha contra la corrupción totalmente empedrada, ex secretario de la Defensa detenido en la Unión Americana, rebatingas intestinas en Morena, enfrentamientos contra gobernadores federalistas, feminicidios que no se detienen, los movimientos contra el gobierno creciendo en tamaño e intensidad, aunque menos en propuestas claras. Pero también, algunos aciertos en la lucha contra el crimen organizado, sobre todo en la estrategia de estrangulamiento financiero por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaria de Hacienda para cerrarle la llave del dinero a este flagelo, programas sociales que a pesar de todo cuentan con recursos para medio oxigenar la economía familiar de millones de personas, manejo de la pandemia a duras penas adecuado para no tener sobre saturada la capacidad hospitalaria del país, y pre compra de 200 millones de vacunas para el covid19.

Santa-FE-Amloco
En presidente Andrés Manuel López Obrador, con más pena que gloria han transcurrido los dos primeros años de su gobierno, más plagado de ineptitud y corrupción de sus colaboradores cercanos que de logros en beneficio de la ciudadanía.

A querer o no, el cierre del segundo año es caótico. Por si los problemas y las discusiones no fueran menores, el gobierno de la 4T presenta su Guía Ética para la Transformación. Parece que el jefe del Ejecutivo dice: ¿cómo abro otro frente contra mi gobierno para entretenerme en este fin de año? O bien ¿de qué manera desvió la atención de los problemas nacionales que aquejan al país? De cualquier manera, la oposición en su conjunto muerde el anzuelo con la carnada de la distracción que lanza López Obrador. La oposición, luego de dos años de gobierno morenista sigue con el rumbo perdido.

Sin hacer un recorrido exhaustivo del segundo año de la Cuarta Transformación, nos referiremos solo a algunos de los problemas más serios que se presentan al final de este 2020 y que han venido a complicar sobre manera el cumplimiento de las promesas electorales de 2018.

A no dudar, las inundaciones del estado de Tabasco provocadas por las fuertes lluvias en el sureste afectaron al menos a 90 mil personas y 25 mil viviendas resultaron con daños de diversa magnitud. La catástrofe tabasqueña no fue consecuencia únicamente de las torrenciales lluvias que alcanzaron los 450 milímetros en 24 horas, sino del pésimo manejo del desfogue de la presa de Peñitas, que causó la inundación de miles de casas y afectó también pozos petroleros de Pemex. Tras los problemas, el presidente López Obrador anunció un plan integral para resolver el problema de fondo de las inundaciones con acciones como el desazolve de ríos, la emisión de un decreto presidencial que permita a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) desfogar las presas Peñitas, Chicoasén, Malpaso y Angostura, y operar las hidroeléctricas que están impedidas como consecuencia de la reforma energética del sexenio pasado para favorecer a las empresas privadas. Dichas acciones no evitaron que el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, presentara las denuncias correspondientes para que la Comisión Federal de Electricidad indemnice a los tabasqueños que resultaron damnificados y repare la infraestructura dañada o destruida.

AMLO: se perjudicó más a pobres por inundaciones en Tabasco

La pandemia del coronavirus no parece ceder terreno. Por más que pongan en marcha las estrategias gubernamentales para enfrentar de mejor manera la crisis sanitaria, los gobiernos federal y estatales no atinan cómo vencer de manera definitiva la pandemia. En este contexto, pareciera que se juntan la incapacidad del gobierno con la irresponsabilidad de la ciudadanía para no acatar los lineamientos de seguridad sanitaria que ayuden a disminuir los altos niveles de contagio. Ante esto, parece que la única opción es la vacunación; para ello, el gobierno mexicano anunció la pre compra de 200 millones de vacunas para iniciar su aplicación a finales del mes de diciembre, y con ello comenzar a reabrir con mayor seguridad las actividades económicas, educativas y recreativas a partir de enero del año siguiente. Si la estrategia de vacunación fracasa entonces sí estaremos en serios aprietos ante el avance del Covid19.

Coronavirus en México: tan sólo en una semana la cifra de muertes subió un 40% - Infobae

Por otro lado, cada mañana el presidente de la República nos machaca que su bandera de lucha es acabar con la corrupción, sin embargo, pareciera que ese camino está más minado de lo que las mismas autoridades suponen. Muchos testigos protegidos, muchos pájaros de cuenta que han pactado hablar para obtener su libertad, pero pocos detenidos. Pocas investigaciones dando los resultados esperados. Y más que detenidos, tenemos a un ex secretario de la Defensa Nacional en libertad (aunque bajo investigación) luego de haber sido acusado de narcotráfico por parte de las autoridades estadunidenses y dejado en libertad por Estado Unidos a petición expresa del gobierno mexicano, que accedió a las presiones de la elite militar para traer de regreso al ex secretario y continuar en nuestro territorio la investigación relacionada con los cargos que se le imputan en Estados Unidos.

Detienen en EU al general Salvador Cienfuegos, ex secretario de Defensa de Peña Nieto

Otro frente abierto son las acaloradas discusiones entre los gobernadores pertenecientes a la Alianza Federalista y el presidente por tener mayores recursos de la federación para los estados. No cabe duda que en la rebatinga los mandatarios estatales han obtenido menos de lo deseado, pero el gobierno de la República ha cedido más de lo que quisiera. En medio de todo el enfrentamiento se encuentran los ciudadanos que miran desgastarse a sus gobiernos locales al tiempo que se congelan varios proyectos de infraestructura en diversas regiones.

En lo que respecta a la economía, 2020 ha sido un verdadero desastre, no obstante que en el penúltimo trimestre del año la economía creció 12% respecto del nivel reportado en el segundo trimestre, y puso así un freno al desplome provocado por las medidas de confinamiento y suspensión de actividades para contener la pandemia de Covid-19. Al final, los datos mostraron que, en comparación con septiembre de 2019, la economía experimentó una contracción de 8.6%, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Sin embargo, no se descarta que el ritmo de la recuperación se desacelere significativamente en el último trimestre del año, por lo cual cerraremos con un decrecimiento cercano al 10% del PIB.

Uno de los asuntos que provocan mayor irritación en la sociedad con respecto a los débiles resultados del gobierno de la 4T, es el referente a la violencia contra las mujeres. Con un saldo de tres mil 800 mujeres asesinadas al año y con seis de cada 10 mujeres víctimas de violencia de algún tipo, el hartazgo y la exigencia por políticas públicas que ofrezcan una vida libre de violencia contra las mujeres va en aumento todos los días. Con base en datos del INEGI, ocho de cada diez mujeres tienen temor de ser agredidas; cada día 32 niñas entre 10 y 14 años se convierten en madres, víctimas de la violencia, y una de cada cuatro mujeres ha sufrido violencia en el ámbito escolar, con mayor prevalencia de la violencia sexual. Solo un 50 por ciento de los feminicidios en promedio terminan en condena, aunque hay entidades donde la impunidad es de hasta 98%. La violenta realidad que enfrentan las mujeres termina por ahogarlas en su cotidianidad.

La Política Exterior Feminista de México | El Heraldo de México

Además de los problemas domésticos, la 4T enfrentará a partir de 2021 la presidencia de Estados Unidos con Joe Biden despachando en la Oficina Oval. Esto sin duda traerá nuevas tensiones y un repunte en las presiones estadunidenses hacia nuestro país. Será necesario comenzar a tejer una nueva relación entre los dos gobiernos que les permita superar las diferencias manifiestas durante y después del proceso electoral, para transitar de mejor manera en los siguientes cuatro años. De lo contrario, los temas económicos, comerciales, migratorios, de seguridad y lucha contra el narcotráfico se verán sacudidos, y eventualmente podrán sufrir un descarrilamiento.

Biden Pledges Task Force to Reunite Children Separated at U.S-Mexico Border | Top News | US News

Así las cosas, el tercer año de la administración lopezobradorista no pinta de la mejor manera. La economía no parece dar muestras de un repunte sostenido, la pandemia de coronavirus seguirá azotando a la sociedad, la relación con Estados Unidos será complicada y, además, a medio año tendremos elecciones federales para renovar más de una docena de gubernaturas, la Cámara de Diputados y varios congresos locales y presidencias municipales, con lo cual, el ejercicio de gobierno y las posturas de las oposiciones estarán marcadas por los tiempos electorales, situación que complicará sobre manera el devenir de la República.


COMPARTIR