Cienfuegos, una raya más al tigre de la 4T

Enrique R.Luna

Salvador Cienfuegos Zepeda, el ex Secretario de la Defensa Nacional del 2012 a 2018. Cargo que desempeñó durante la administración de Enrique Peña Nieto, arrestado por el gobierno EE UU acusado de lavado de dinero e implicación con el narco. Ayer fue declarado como inimputable por el gobierno de la 4T.

FGR México, enero 14 de 2021.

 

El general Cienfuegos fue detenido el pasado 15 de Octubre de 2020 a manos de la DEA, la agencia estadounidense especializada en perseguir crímenes relacionados con el tráfico de drogas. La misma  que en 2016, a través del departamento de inteligencia, facilitó al ejercito mexicano información para la captura del capo de capos, Joaquín Guzman Loera.

Para empezar, la captura de Cienfuegos es un duro golpe a la imagen que tenemos del ejercito en México y fuera de nuestras fronteras. Desacredita y compromete la integridad de toda una institución, la misma que juró protegernos a todos.

El repositorio de la confianza del presidente López Obrador, la institución que considera como su mil usos. Recordemos que en esta administración el ejército ha ido sumando cada vez más tareas dentro de la sociedad. Son ahora los que nos cuidan con la Guardia Nacional (abro comillas “no militar”), son también quienes construyen aeropuertos, vías ferroviarias, reparten y administran vacunas. Sería gravísimo que el ejército se tambaleara en corrupción durante el régimen de la “cero tolerancia”, por eso ya todos sabíamos que el indulto llegaría sí o sí.

Incluso la DEA sospechaba de la relación de oficiales de rangos bajos, con el crimen organizado pero nunca del tope de la pirámide jerárquica.

Inobjetablemente, esto no tiene otro nombre mas que corrupción, corrupción a un nivel nunca antes visto. Me recuerda a Venezuela, un gobierno cuyo ejército a todas luces colabora con el narco, relegándolo a ser un puerto más en la distribución de estupefacientes al resto del hemisferio.

Bajo el argumento a conveniencia del gobierno de la 4T, de la no intervención a la soberanía del estado mexicano y a una negociación exprés. En noviembre de 2020, el general fue trasladado a México bajo la vaga promesa de continuar con la investigación en su contra.

Ayer a las 9PM la Fiscalía General de la República, a través de cuenta oficial en Twitter, ha compartido la postura del Gobierno Mexicano de no ejercer acción penal contra Cienfuegos.

Salvador Cienfuegos izando el brazo en señal de gratitud. Quien iba a pensar que esta fotografía adquiriría otra connotación después de tiempo de haber sido tomada.

Me hacen creer que nada más esperaron unos meses para enfriar el tema y arrojar por la borda los hechos que presentó la DEA. Años de investigación, pruebas y argumentos de una de las agencias con más recursos del mundo. Es que, no sé si creer que un ente con estas capacidades se tomaría la molestia de invertir tiempo en un personaje sin tener una justificación que merezca el esfuerzo.

Lo que sí sabemos es que México, en épocas del siempre en campaña jerarca morenista y presidente López Obrador, ha quedado ante el mundo como el país de la impunidad, el lugar donde al final no importa si un funcionario es detenido fuera de sus fronteras porque al regresar será perdonado, quizá le espera un regaño, una palmadita en el hombro y un “pero no lo vuelvas a hacer”.

Finalizo parafraseando el título de esta nota…

Queda claro, se suma una raya más al tigre de la 4T. Como si no fuese suficiente con los casos de amnistía; Losoya, Elba Ester y Ovidio Guzmán.


 

 

 

COMPARTIR