Democracia y elecciones

Javier Sicilia.

Como otras tantas palabras que dominan el lenguaje pol铆tico, la聽鈥渄emocracia鈥澛(鈥済obierno del pueblo鈥) se ha vuelto ambigua. Al adecuarse, escribi贸 Jean Robert, a tantos adjetivos 鈥搑epresentativa, popular, liberal, socialista, dirigida, directa, etc茅tera鈥撀爕a no quiere decir nada. Sin embargo, en su car谩cter de 鈥渄emocracia representativa鈥 sigue apropi谩ndose de nuestro imaginario con la fuerza de la sacralidad, al grado de que este a帽o las elecciones ocupar谩n gran parte de la discusi贸n p煤blica. Continuamos creyendo que la voluntad de esa cosa abstracta y sin forma llamada 鈥減ueblo鈥 cumple nuestras aspiraciones de justicia y paz a trav茅s de los partidos.

Nada m谩s lejos de la realidad.聽Los partidos s贸lo representan intereses econ贸micos, muchas veces de grupos criminales. Su acceso a la 鈥渞epresentaci贸n ciudadana鈥, es decir, al poder, depende de la cantidad de dinero que obtengan para apuntalar candidatos. Depende tambi茅n de su capacidad para comprar con 茅l conciencias y hacer creer a la gente que cumplir谩n sus sue帽os de libertad, justicia y paz.

Del sexenio de Felipe Calder贸n al de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador las cosas han empeorado para el pueblo de M茅xico en todos los rubros.

Morena es un buen ejemplo. Detr谩s de 茅l, capitales e intereses tan oscuros como los de todos los dem谩s partidos, lo sostienen. Su desprecio por las v铆ctimas de la violencia, el dinero de P铆o y las deferencias del presidente con la familia del Chapo, permiten la sospecha. S贸lo que su capacidad de propaganda, de producir una creencia popular y de generar clientelas, es mejor que la de los otros.

Las disputas entre c谩rteles, que en los 煤ltimos tres sexenios han ensangrentado al pa铆s, tienen que ver con los v铆nculos que los partidos, en su avidez, han creado con los capitales criminales. De all铆 su desinter茅s por crear pol铆ticas serias que nos conduzcan a la paz, la verdad y la justicia. Frente a esos hechos, 驴podemos hablar de democracia y creer que las pr贸ximas elecciones tendr谩n que ver con ella?

Business Insider

Cuando lo que hemos tenido con gobiernos priistas, panistas, perredistas, morenistas o de otros partidos son muertos, desaparecidos, fosas clandestinas del tama帽o de una guerra, 驴las elecciones que nos aguardan ser谩n realmente democr谩ticas? 驴Podemos hablar de democracia cuando los partidos y sus gobiernos, lejos de tomar como agenda prioritaria de la naci贸n la paz del pa铆s y la justicia a las v铆ctimas, recurren al insulto, a la polarizaci贸n, a la venganza? 驴Podemos hablar de ella cuando se asesina a 10 mujeres diariamente, cuando hay cientos de redes de trata y m谩s de 2 mil fosas clandestinas, cuyos cuerpos desaparecidos en sus entra帽as rebasan la capacidad de los semefos para identificarlos? 驴Podemos hablar de ella en un pa铆s que, desde el sexenio de Felipe Calder贸n, a la vez que tiene 铆ndices alarmantes de cr铆menes atroces, contin煤a teniendo tambi茅n 90% de impunidad? 驴En un pa铆s que en nombre del dinero que financia el 鈥減rogreso鈥 arrasa con territorios y vidas comunes?

Wolf Boys: A Journey into the World of a Mexican Drug Cartel - World  Affairs Council

Hace cerca de 10 a帽os 鈥揺l 8 de mayo de 2011鈥, cuando el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad lleg贸 al Z贸calo de la Ciudad de M茅xico en demanda de la dignidad, la justicia y la paz, que el Estado, encabezado entonces por Felipe Calder贸n, nos quit贸 a las v铆ctimas de la guerra que desat贸, despu茅s de pedir la salida de Genaro Garc铆a Luna por su complicidad con grupos criminales, dijimos: 鈥淓stos casos (los miles de cr铆menes que ya entonces hab铆a) ponen en evidencia que (los partidos) tienen v铆nculos muy estrechos con el crimen y sus mafias a lo largo y ancho de la naci贸n. Sin una limpieza honorable de sus filas y un compromiso total con la 茅tica pol铆tica, los ciudadanos tendremos que preguntarnos en las pr贸ximas elecciones 驴Por qu茅 cartel y por qu茅 poder f谩ctico tendremos que votar?鈥.

No lo hicieron. La consecuencia es el mismo horror que empeora cada d铆a, la misma violencia que nos somete, el mismo silencio c贸mplice con el crimen que tiene tomados territorios y representaciones pol铆ticas; la misma impunidad.

Las pr贸ximas elecciones ser谩n tan ignominiosas y ajenas a la democracia como las anteriores. Si realmente tuvi茅ramos ganas de mirar lo evidente, los ciudadanos tendr铆amos el deber de preguntarnos esta vez, sin trampas ni ilusiones, 驴por qu茅 cartel votaremos el 6 de junio? Y si fu茅ramos sensatos nos preparar铆amos para no ir a las urnas. Debajo de la violenta propaganda que los partidos comienzan a desplegar, de las alianzas innaturales que realizan para acceder o mantener el poder, del dinero il铆cito que las acompa帽a, lo que realmente hay es corrupci贸n, sangre, muerte, cad谩veres, desaparecidos, fosas clandestinas, redes de esclavitud sexual.

En estas condiciones, la democracia no s贸lo muestra su ambig眉edad, sino tambi茅n su incapacidad de hacerse presente. La democracia est谩 agotada en los partidos.

Pasados ciertos umbrales 鈥揺scribi贸 Iv谩n Illich鈥, las instituciones que se crearon para ciertos fines se vuelven contraproductivas, es decir, empiezan a generar lo contrario de sus fines. Los partidos, 谩vidos de poder y dinero, los sobrepasaron hace mucho y administran nuestro sufrimiento y nuestra muerte.

Mexico and the Drug Cartels: A History of Fascination | Peace Palace Library

No s茅 c贸mo rescatar la democracia en su sentido m谩s puro. Por ahora est谩 en quienes no se dejan enga帽ar por los partidos, en quienes luchan por la justicia, en quienes resisten la violencia y se niegan a ser sus c贸mplices.

Adem谩s opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andr茅s, detener la guerra, liberar a todos los presos pol铆ticos, hacer justicia a las v铆ctimas de la violencia, juzgar a gobernadores y funcionarios criminales, esclarecer el asesinato de Samir Flores, la masacre de los LeBar贸n, detener los megaproyectos y devolverle la gobernabilidad a Morelos.

(proceso.com.mx).


COMPARTIR