“Aviadores”, estudiantes y hasta muertos en Jóvenes Construyendo el Futuro: Auditoría Superior

Isabella González.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades por 57 millones de pesos durante el 2019 en Jóvenes Construyendo el Futuro, uno de los principales programas sociales del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La entidad fiscalizadora señaló que se le pagó 51 millones 213 mil pesos a jóvenes que se encontraban estudiando, cuando el objetivo del programa es capacitar a jóvenes que no estudian ni trabajan.

En el caso de 3 mil 188 jóvenes, la ASF constató que al mismo tiempo que recibieron los 4 mil pesos mensuales por el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro también eran beneficiarios de apoyos del Sector Educativo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Otros 183 beneficiarios eran también al mismo tiempo parte del Programa de Apoyo a la Educación Indígena.

La Auditoría también halló que durante 2019 se les pagaron las becas a 68 personas después que ya habían fallecido, lo cual representa un daño por 482 mil 400 pesos.

Asimismo, identificó irregularidades por 5 millones 396 mil pesos pagados a 718 beneficiarios en empresas que no se encontraron o que declararon nunca haberse inscrito al programa para fungir como centros de trabajos.

Al igual que la nómina de los “Servidores de la Nación”, el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” del gobierno lopezobradorista ha sido una veta de oro para un puñado de saqueadores.

Es el caso de 341 beneficiarios que dijeron estar realizando sus capacitaciones en las empresas INAEP, S.A.S. de C.V., y Construcciones y Servicios Lukman S.A. de C.V., y que al ir a verificar los centros de trabajo encontraron los domicilios abandonados o no comprobaron documentalmente la capacitación impartida a los jóvenes.

Por otro lado, las empresas Barista Factory y Technogourmet declararon que nunca se inscribieron al programa para fungir como centros de trabajo, aunque 377 jóvenes se registraron como becarios en ambas compañías, e incluso presentaron denuncias penales por usurpación de identidad.

En la Auditoría De Cumplimiento Forense: 2019-0-14100-23-0374-2020, la Auditoría destacó que estas irregularidades se deben a la falta de mecanismos y procedimientos para validar la supervivencia de los beneficiarios, para constatar que los becarios no están ni estudiando ni trabajando y para certificar la documentación de las empresas que se inscriben como centros de trabajo en el programa.

La entidad fiscalizadora, que el pasado 20 de febrero entregó la tercera parte de la revisión de la Cuenta Pública 2019, advirtió que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social no estableció un control ni un procedimiento efectivo en la validación y verificación de los documentos proporcionados por los aspirantes a becarios y por los propietarios de los centros de trabajo.

Las áreas responsables sólo validan que los documentos se adjunten en la plataforma digital y que los datos generales capturados en los formularios correspondan con los documentos cargados en la página.

De acuerdo con los servidores públicos, el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro se encuentra basado en la confianza.

(latinus.us).


COMPARTIR