Los clanes familiares se reactivan en pos de diversas gubernaturas

La sucesión de partidos en el poder poco ha cambiado la dinámica de los grupos familiares que predominan en la política mexicana. Esto se reflejará en las boletas electorales del próximo 6 de junio, y es previsible que el arraigo caciquil de esos clanes influya en los resultados. Aquí se presentan los principales nombres y apellidos de candidatos provenientes de la élite política que, bajo las siglas de todos los partidos, buscarán conservar o recuperar el control de los gobiernos estatales.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Los clanes políticos, sin distingo partidista, se perfilan a ocupar posiciones en estas elecciones: algunos vienen de prosapia centenaria, otros son descendientes directos de los poderosos del pasado hegemónico e incluso empoderados en las alternancias o en ascenso transgeneracional, pero tienen en común que contienden al menos por 12 de las 15 gubernaturas en disputa.

Destacan las parentelas de políticos con notoriedad actual como el muy influyente líder de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, cuyo hermano David quiere gobernar Zacatecas.

Oriundos de Plateros, en Fresnillo, los Monreal llevan dos décadas controlando ese ayuntamiento mediante los presidentes municipales Rodolfo (2004-2007), David (2007-2009) y Saúl (2018-2021), o a través de la familia extendida, como Juan Carlos Guardado (2009-2010), primo político de Ricardo en una relación no exenta de conflictos.

Ricardo Monreal fue gobernador de Zacatecas de 1998 a 2004, postulado por el PRD, y ésta es la tercera ocasión en que su hermano David busca ese cargo, pues ya se presentó en 2010 y en 2015.

Los hermanos David y Ricardo Monreal Ávila, desde hace más de dos décadas han implantado un cacicazgo político en Zacatecas enriqueciéndose brutalmente a costa del erario. Foto: Leonardo Garza Treviño.

En el sur del país, en Campeche, es candidato de la coalición PRI-PAN-PRD Christian Mishel Castro Bello, sobrino de Alejandro Moreno Cárdenas, el actual dirigente nacional del PRI, quien fue electo gobernador de esa entidad para el periodo 2015-2021 pero se separó del cargo en 2019 para asumir la dirigencia partidista, dejando en su lugar a su incondicional Carlos Miguel Ayssa González, quien se desempeñaba como su secretario de Gobierno.

Castro Bello es hijo de Patricia Bello Cárdenas, hermana del dirigente nacional priista a quien apodan Alito.

Herencias de la hegemonía

Hay descendencias que, habiendo tenido un patriarca poderoso en el régimen de hegemonía priista, han logrado sortear los anclajes a una militancia y transitan por el partido oportuno para mantenerse en un cargo u otro.

Un caso representativo se registra en Campeche, con la postulación de Layda Sansores, quien ha participado en cinco partidos: PRI, PRD, un impasse sin partido durante el cual apoyó a Vicente Fox en 2000, Convergencia/Movimiento Ciudadano, PT y Morena, partido que la llevó a ocupar la alcaldía de Álvaro Obregón en la Ciudad de México en 2018.

Ese último cargo no le impidió regresar a su natal Campeche, donde se presenta como candidata de Morena en la elección para la gubernatura del estado, que entre 1967 y 1973 ocupó su padre, el extinto y otrora poderoso Carlos “El Negro” Sansores Pérez, hombre del sistema y durante años influyente en la Península de Yucatán.

Otro descendiente de aquella generación de políticos, en el otro extremo del país, contiende con las siglas del PES para gobernar Baja California: Jorge Hank Rohn, el polémico empresario y exalcalde de Tijuana.

Jorge Hank es hijo de Carlos Hank González, político mexiquense que logró desarrollar a la par de su trayectoria pública un imperio empresarial que ha llevado a sus descendientes a la lista de millonarios de Forbes. El profesor Hank fue gobernador del Estado de México, regente capitalino, secretario de Turismo y de Agricultura, y durante décadas líder del llamado Grupo Atlacomulco.

Esta es la segunda vez que Jorge Hank –propietario, entre otros negocios, de Grupo Caliente– se presenta a una elección para gobernador. La primera fue en 2007 bajo las siglas del PRI, luego de ser presidente municipal de Tijuana.

(proceso.com.mx).


COMPARTIR