El m谩s destructivo

L贸pez Obrador no tiene idea de lo que hace, ni busca o acepta consejo de los expertos, dice Macario Schettino鈥.

En diversas ocasiones, esta columna ha afirmado que el Presidente tiene serias limitaciones intelectuales y carece de visi贸n estrat茅gica. Esto, sin embargo, choca con la idea que se construy贸 durante las 煤ltimas dos d茅cadas entre sus seguidores, quienes lo imaginan como un estadista que juega billar a varias bandas o ajedrez en 10 dimensiones. No encuentro evidencia para apoyar esta creencia, y s铆 abundancia de ejemplos de lo que hemos afirmado.

La cancelaci贸n del aeropuerto de la Ciudad de M茅xico, por ejemplo, puso a las finanzas p煤blicas bajo una presi贸n innecesaria. Peor a煤n, desplom贸 las intenciones de inversi贸n, cuya ca铆da inicia justamente despu茅s de esa decisi贸n. Con ella, L贸pez Obrador cancel贸 cualquier posibilidad de cumplir su oferta de crecimiento econ贸mico y de generaci贸n de empleo, y puso en riesgo incluso su compromiso de no contratar deuda. En su momento, consideramos que esa decisi贸n la tom贸 para dar una se帽al de poder铆o, que era innecesaria, considerando la legitimidad de su triunfo electoral y el tama帽o de sus fracciones parlamentarias. En suma, perdi贸 la econom铆a sin ganar en la pol铆tica.

Sus decisiones en materia energ茅tica no tienen ninguna racionalidad. Ni econ贸mica, ni financiera, ni operativa. Responden a creencias anacr贸nicas, pero adem谩s hoy imposibles. Ni hay relaci贸n entre la soberan铆a nacional y Pemex o CFE, ni estas empresas pueden garantizar el abasto de gas, gasolina o electricidad. No obstante, el Presidente ha apostado todo en ellas: la sanidad financiera, la estabilidad jur铆dica y el bienestar futuro. Por un lado, Pemex ha sufrido p茅rdidas por 500 mil millones de pesos cada a帽o (es lo que ha ca铆do su patrimonio); por otro, ha promovido leyes inconstitucionales para eliminar la competencia en electricidad y petrol铆feros, y para evitar que le sean bloqueadas ha decidido mejor terminar con la independencia de la Suprema Corte; finalmente, las indemnizaciones que M茅xico deber谩 pagar por esas decisiones superan los 100 mil millones de d贸lares, y no tendremos energ铆a suficiente para los pr贸ximos a帽os, por no hablar de los da帽os ambientales. Se destruy贸 el futuro sin ganar nada.

Nunca en la historia contempor谩nea de nuestro pa铆s un mandatario hab铆a atentado contra las instituciones del Estado y hab铆a practicado tanta corrupci贸n protegiendo a familiares y a integrantes de su gabinete como lo hace Andr茅s Manuel L贸pez Obrador. Foto: Reuters.

La tragedia en salud p煤blica es un ejemplo m谩s. Desde el inicio de esta administraci贸n se desmantel贸 el sistema de compras y distribuci贸n de medicamentos y material y equipo sanitario. El argumento fue que hab铆a corrupci贸n, como ha sido en todos los casos. El resultado, tambi茅n igual que en todas las ocasiones, ha sido desabasto. Para desgracia de los mexicanos, un a帽o despu茅s del inicio del desmantelamiento se cancel贸 el Seguro Popular, y dos meses despu茅s lleg贸 la pandemia. Puede usted confirmar en la prensa internacional, o en estudios acad茅micos, que M茅xico es uno de los pa铆ses que peor manej贸 el Covid, dando como resultado m谩s de medio mill贸n de muertos y una de las contracciones econ贸micas m谩s profundas y duraderas. Hoy no s贸lo nos faltan vacunas para Covid, sino tambi茅n las que siempre tuvimos, y decenas de medicamentos que nunca hab铆an faltado.

En todos estos casos, L贸pez Obrador no tiene idea de lo que hace, ni busca o acepta consejo de los expertos. Sin duda hay t茅cnicos de escasa solvencia moral que aceptan convertirse en paleros de esas decisiones a cambio de un poco de poder, dinero o reconocimiento.

En todos los casos, L贸pez Obrador es incapaz de medir los resultados a mediano o largo plazos. Dedica todo su esfuerzo a ganar elecciones, a ser popular, a la propaganda diaria. Gracias a ello, hemos tirado a la basura cerca de 2 billones de pesos, hemos perdido la capacidad de crecimiento de la econom铆a (por baja que 茅sta fuese), han muerto medio mill贸n de personas y se ha destruido el marco institucional, incipiente y d茅bil, que hab铆amos construido en los 煤ltimos 25 a帽os.

Por eso esta columna afirma que este es el gobierno m谩s destructivo en toda nuestra historia.

(elfinanciero.com.mx).


COMPARTIR