Casa mía

A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que han sido una dieta equilibrada.

¿Vamos por un menudito? ¿Ya es tarde para ir por menudo no? ¿Qué vamos a desayunar? ¡Menudo! Son algunas de las típicas frases que pronuncias cuando andas de fiesta o te despertaste con algo de resaca, precisamente por andar de fiesta, o las dices un dominguito por la mañana.

Este alimento tan popular, también es conocido como “pancita o mondongo” y tiene diferentes formas de preparación tanto en otros países de América Latina, Filipinas y España, como en México. Lleva chile rojo y ajo, sin olvidar que el ingrediente principal es parte del estómago de res.

Este platillo generalmente se consume los domingos por obvias razones, porque se cree que es un remedio inmejorable que ayuda a quitar esa tremenda resaca de un día antes o bien en nuestra ciudad es tradicional que en la madrugada, después de la fiesta, vayas a comerte un delicioso menudo, y aunque no lo creas y acá entre nos te diré que este alimento te aporta energía, carbohidratos y proteína. En nuestro país, en algunas zonas, principalmente del sur, también se consume como platillo principal en ocasiones especiales como XV años y bodas.

Y fue precisamente lo que desayuné en el restaurante “Casa Mía”, lugar de reciente apertura ubicado en el Boulevar Felipe Pescador #939 L-1 en la “Plaza Durango”, exactamente frente a la clínica 44, abierto de martes a domingo.

Es un lugar pequeño, muy agradable, bastante informal y relajado por lo que no te preocupes si andas en ropa deportiva o jeans. Es un lugar ideal para ir a disfrutar de una mañana con amigos, familia o compañeros de trabajo; si tienes hijos no te preocupes ya que son bien recibidos y el establecimiento es seguro ya que a los niños también les revisan su temperatura.

Tu estancia en “Casa Mía” la puedes disfrutar con toda la confianza porque cuenta con todo el protocolo necesario para tu tranquilidad; el personal, que es muy atento y servicial, porta su mascarilla y cada vez que se desocupa una mesa inmediatamente desinfectan el mobiliario. Te recuerdo que al igual que en los diferentes lugares donde se congrega la gente no tienes acceso al lugar si no portas tu mascarilla correspondiente, y al entrar te revisarán la temperatura.

Los sanitarios están perfectamente limpios y con todo lo necesario para su servicio, como jabón, toallitas, gel y papel.

El tiempo de espera para que te lleven los alimentos es relativamente corto y te los sirven con una temperatura acorde para dar tu primer bocado.

El platillo del sabroso menudo que ordené, tanto la carne como el picor y el sabor son bastante agradables al paladar. Este platillo va acompañado con su inseparable salsa roja y picosa, orégano y si deseas también puedes agregarle unas gotitas de jugo de limón y tortillas (que mención aparte déjame decirte que yo lo prefiero con pan blanco). De bebida puedes escoger un delicioso café de olla, un refresco o una cerveza bien helada.

Algo que llama la atención por la ubicación del lugar y el servicio son sus costos ya que son muy accesibles. Por lo tanto en esta ocasión la cantidad de tenedores que le daré son tres.


 

COMPARTIR