Junio, mes del orgullo Gay

Manolo Valdez

No se trata de ser iguales, sino de aprender a respetar las diferencias.

imagesEl movimiento por los derechos y libertades en la comunidad LGBTTTIQ inicio un 28 de junio para conmemorar los disturbios acontecidos en Stonewall, un bar neoyorkino instalado en Greenwich Village.

Este orgullo no nació de una necesidad de celebrar ser Gay sino del derecho a existir sin ser objeto de persecución ni discriminación, aquí cabe recordar que las primeras personas que pelearon por los derechos LGBT+ fueron personas travestidas, extravagantes y amaneradas. En la actualidad, mucha gente discrimina a este tipo de personas por creer que no tienen cabida en esta marcha, pues desconocen su historia y no saben que gracias a ellas se ganaron las libertades de las que disfruta la comunidad LGBT+. Tan fuerte y tan visibles son que en este reciente proceso electoral por primera vez en el país ganaron candidatos a diputadas y diputados como Adolfo Cerqueda Rebollo, abiertamente homosexual, en el Estado de México, y por Sinaloa Almendra Ernestina Negrete Sánchez, abiertamente lesbiana.

Consignas como “No hay libertad política si no hay libertad sexual”, se escuchaban por primera vez en nuestro país hace 43 años, en la primera marcha del orgullo gay en México que marcó un antes y un después en la historia de la lucha por las libertades, la igualdad, el respeto y la tolerancia de los miembros de la diversidad.

PAG-7-1

En nuestra ciudad capital, Durango, esta marcha se llevará a cabo el próximo 27 de junio por la Avenida 20 de Noviembre, dicha celebración comenzó hace diez años; esto, gracias a colectivos que han trabajado bastante así como a los participantes que año con año se suman a esta marcha, como también negocios “firendly”, que así se les llama por apoyar a la comunidad LGBTQI+.

Otra lucha que poco a poco va ganando terreno es la del matrimonio entre personas del mismo sexo, que solamente en algunos estados de la República se puede llevar a cabo, así como poco a poco la adopción también va ganando terreno. En nuestro país fue en diciembre del año 2009 cuando se les permitió la adopción a parejas homosexuales, ya sea de hombres o mujeres, siendo en el 2010 cuando el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México resolvió que las parejas confirmadas por homosexuales tienen el mismo derecho de adoptar con los mismos requisitos que las parejas heterosexuales; sin embargo, a cinco años de esa legalización solo cinco parejas homoparentales lo han podido hacer, situación que por el momento es impensable en Durango, entidad en la que ni el matrimonio igualitario está autorizado aún cuando la SCJN ya aprobó estas uniones. Esto ha sido más que nada por el desconocimiento y los prejuicios, la cerrazón y posturas personales moralistas y religiosas de nuestros legisladores, aunque haya estudios realizados en varios países que han demostrado que no hay diferencia entre hijos criados por parejas heterosexuales u homosexuales. Otra de las posturas es creer que los hijos criados por este tipo de parejas se volverán homosexuales o lesbianas. Si fuera así no existirían homosexuales ya que todos fuimos criados por parejas heterosexuales. El tema es complejo, como muchos otros, pero todos los avances que se han tenido son precisamente por la lucha que han hecho y seguirán haciendo las personas pertenecientes a esta ya no tan pequeña comunidad.

Y el tema viene a colación porque en nuestro país cada tercer domingo de junio celebramos el Día del Padre, como se hace en todo el mundo en diferente fecha con la intención de homenajear a los padres protectores, amorosos, trabajadores y dedicados a su familia y a sus hijos. Por lo tanto, ¡¡envío mis más sinceras felicitaciones a todos ellos!!

Aprovecho para comentarles que muy pronto estaremos en las instalaciones del canal con un novedoso programa de TV por internet, tratando diversos e interesantes temas… ¡¡Espéralo!!


 

COMPARTIR