Los saldos de las elecciones; Salum seguirá siendo un lastre

La Reflexiva

El 6 de junio fue el día que todos ganaron. Si vemos las redes sociales y los medios tradicionales nos daremos cuenta de que todos los partidos se proclaman ganadores de los pasados comicios: Morena a nivel nacional declarando que ganó once estados: Baja California, Baja California Sur, Tlaxcala, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima, Michoacán, Zacatecas, Guerrero y Campeche; el Partido Acción Nacional, dos: Chihuahua y Querétaro; el PVEM, una: San Luis Potosí; y Movimiento Ciudadano, una: Nuevo León. Esto en el contexto nacional, donde se ve claramente el avance territorial y el control de Morena, pese a toda la campaña de desprestigio en contra del presidente, de sus decisiones y de su partido. Estos resultados son dignos de analizarse a profundidad.

En el plano estatal, los números en Durango fueron los siguientes: Morena 161, 242 votos; PRI 117, 146; y PAN 89, 804 sufragios. Sin duda el gran perdedor fue el Partido Acción Nacional y esto es un claro reflejo del sentir de los ciudadanos duranguenses, quienes tienen reprobadas tanto la administración estatal como la de la capital del estado, pues a pesar del triunfalismo que comunican a través de sus mensajes en los medios de comunicación, la realidad es otra. La cabeza del panismo acaba de perder el control sobre la candidatura a gobernador de la elección del próximo año, cediéndolo al Partido Revolucionario Institucional en caso de conservar la alianza, por lo que Ismael Hernández Deras tiene el control absoluto sobre el futuro político en nuestra entidad. Esto considerando que en esta alianza se pongan a trabajar juntos, puesto que en esta pasada elección la alianza fue de foto pues en la realidad el trabajo de calle no se vio, los cruceros estaban llenos de banderas del PAN y por ahí perdida una del PRD y otra del PRI, o ninguna, lo que evidenciaba que no había gente de esos partidos trabajando juntos en las calles. Los últimos días vimos a los panistas entregar miles de utilitarios, artículos promocionales, calcas en las calles y cero priistas, los cruceros eran totalmente azules, aun así, los números no les favorecieron. El día de la elección, contundente, el PRI echó a andar su maquinaria para llevar su voto duro a las casillas electorales.

ismael-aispuro
Ismael Hernández Deras y José Aispuro Torres, jerarcas del priísmo y el panismo duranguense, por sobrevivencia deben mantener su alianza política en las próximas elecciones de 2022 ante la embestida que prepara el partido Morena, apoyado en los programas sociales del gobierno federal y en el pésimo desempeño que han tenido los gobiernos estatal y municipales prianistas.

Es tan mala la gestión del alcalde Jorge Salum que en lugar de ser un activo se volvió un lastre para su partido y para la administración estatal, pues no se puede enumerar algún logro destacable o gran avance en su gobierno, así que los duranguenses salieron a votar y de paso lo calificaron.

Y pese a todos los progresos en materia electoral volvimos a ver una elección con toda la mano de los gobiernos en turno, dependiendo de su región, esa es nuestra realidad.

PAG-5-2
Jorge Salum del Palacio, alcalde de Durango, su gobierno corrupto e ineficiente seguirá siendo un pesado lastre para los panistas rumbo a las elecciones de 2022.

Un logro ciudadano es que no vimos ganar a ningún candidato improvisado, de esos que insultaron nuestra inteligencia con declaraciones descabelladas, payasadas, bailes ridículos, groserías y un largo etcétera, creo que para la próxima la pensaran dos veces antes de realizar ese tipo de desmanes. Otro logro es que pierden su registro varios de esos partidos parasitarios y no los veremos más.

Lo triste de esta realidad es que seguiremos con los viejos conocidos de siempre, políticos que en los últimos 30 años han dado vueltas por todas las dependencias y puestos de elección popular, gente que ya conocemos muy bien, tan bien que sabemos que esta vez no será diferente a las anteriores.

Nuestro Durango, corazón de México, sigue aguantando a los mismos y sus mañas detestables, así que le adelanto: veremos nuevamente en el Congreso a las panistas Gina Campuzano y a Paty Jiménez usando sus relaciones para seguirse beneficiando de manera personal; a un Ricardo Pacheco tan gris como siempre; una Gaby Hernández López con pilas hasta la próxima campaña pues ya logró su objetivo y ahora hará lo de siempre: portarse indiferente con los electores y con quienes la ayudaron a triunfar, y así pudiera seguir con los demás diputados electos, porque de que son muy “conocidos”, lo son. Solo que en esta ocasión el interés por el 2022 los va a mover rápido y los veremos muy activos buscando continuar con el control absoluto del estado.

Hay que voltear a ver a la región Laguna de Durango, allá se vislumbra una candidatura fuerte al gobierno de esta entidad por Morena y con muchas posibilidades si la alianza no trabaja verdaderamente unida.

Esto no le conviene para nada al mandatario estatal, José Aispuro, pues él es ejemplo de que cuando la estructura priista vota por simpatías cambia de color a Durango, y en estos 6 años no logró consolidar una figura de peso para ser su sucesor. 

Por cierto, esos espectaculares de Enrique Benítez ahora tienen sentido: eran una probadita de sus aspiraciones para el 2022.  

En resumen, como juego de futbol el PAN la tenía y la dejo ir; el PRI, dividido como desde hace 6 años, jugará con diferentes camisetas y en distintos equipos, con un solo director técnico; y Morena juega con ventaja. 

Por cierto, me quita el sueño el futuro de García Barrón y Gustavo Lugo quienes acarrearon miles de votos a Movimiento Ciudadano… y el golden boy, Martín Vivanco, a quien sí veremos de diputado, pero plurinominal, que no es lo mismo, pero es igual. 

Los grandes ausentes de estas elecciones fueron Gonzalo Yáñez y el doctor viajero, José Ramón Enríquez, que entrega cuentas mochas y a quien traen como palo de gallinero allá por donde anda. 

Caso aparte es el de Hugo Rosales Badillo, quien pensó que la política era hablar como loro y soltar billetes, al menos ya tiene una experiencia en este rubro y una cruda de antología. 

El que no esperó para saltar de la tercera cuerda al cuadrilátero del 2022 es Esteban Villegas, pues ya circula un video con un claro mensaje de “trabajo y unidad”. 

Mucho movimiento político nos espera en los próximos meses en Durango y sin duda los protagonistas serán rostros muy conocidos, lo interesante será ver cómo van a trabajar los partidos para atraer a un electorado decepcionado y sin fidelidades partidistas.


 

COMPARTIR