Luz María Garibay y la subasta fraudulenta de las luminarias

    De la redacción de razacero. 

    Desde el 24 de agosto de 2020, razacero publicó el reportaje titulado Durango: Duelo de corruptos, en el que dimos a conocer una denuncia de un grupo de trabajadores del municipio de Durango, quienes manifestaron con lujo de detalles la manera en que se perpetró la subasta fraudulenta de las luminarias de vapor de sodio, que hoy sigue dando de qué hablar, y en la que habría desempeñado un papel decisivo la síndico Luz María Garibay.

    Este asunto ha vuelto a ventilarse en las redes sociales y en los medios de comunicación durenguenses luego de darse a conocer la solicitud de amparo que realizó la síndico Luz María Garibay, pero pocos recuerdan los pormenores de este caso, por lo que aquí reproducimos la parte medular de dicho reportaje:

    «Y por si esto fuera poco, hoy se confirma que la mayoría de las luminarias de vapor de sodio que fueron desplazadas para instalar las luminarias led fraudulentas estaban en buen estado. Al respecto, trabajadores del municipio de Durango que solicitaron el anonimato dan a conocer esta otra parte de la escabrosa historia de las luminarias, reforzando su testimonio con un video: “La mayoría de las luminarias de vapor de sodio que fueron retiradas para instalar las luminarias led estaban en buen estado, eran casi 25 mil luminarias que fueron almacenadas en las bodegas de las direcciones de Servicios Públicos, Contraloría y de la Sindicatura, así como en una bodega externa ubicada en la calle Camino de la Escarcha Núm 256, en el Fracc. Los Remedios.

    “En estas bodegas, del 23 de septiembre al 15 de noviembre de 2019 fuimos obligados a trabajar a marchas forzadas por la síndico municipal, Luz María Garibay Avitia, para desarmar las casi 25 mil luminarias y destruir sus cableados, pues el 20 de noviembre serían subastadas como chatarra. La síndico Luz María Garibay nos amenazó diciendo que si no terminábamos la destrucción de las luminarias de vapor de sodio antes del 15 de noviembre nos levantarían tres actas administrativas para corrernos”, manifiestan los trabajadores municipales.

    La síndico Luz María Garibay Avitia, en el trienio del alcalde José Ramón Enríquez no procedió legalmente contra los atracos que se cometieron en el municipio de Durango, y en esta administración obligó a los trabajadores municipales a destruir más de 16 mil luminarias de vapor de sodio que estaban en buen estado.

    Como se sabe, el 20 de noviembre de 2019 se llevó a cabo la subasta de las luminarias de vapor de sodio destruidas, una subasta que duró menos de cinco minutos. La puja comenzó en 6 pesos por kilo de chatarra y terminó en 9 pesos por kilo, vendiéndose al mejor postor 24,800 luminarias a un costo de un millón 300 mil pesos, cantidad que no ingresó a la Tesorería municipal ya que el monto no fue cubierto por el ganador de la subasta.

    La síndico Luz María Garibay declaró luego de la subasta que “las lámparas eran completamente inservibles y no tenía ningún sentido seguirlas almacenando, además de que el mecanismo de vapor de sodio consume más electricidad y contamina el medio ambiente”, argumento que, de acuerdo al testimonio de los trabajadores municipales que realizaron la destrucción de las luminarias, es totalmente falso pues “de las 24,800 luminarias vendidas como chatarra, por lo menos 16 mil estaban en perfecto estado y se pudieron haber utilizado en otras regiones del municipio que carecen de alumbrado público”, finalizaron los trabajadores.

    Más de 16 mil luminarias en buen estado fueron destruidas y vendidas como chatarra por el gobierno corrupto del alcalde panista Jorge Salum del Palacio.

    El 17 de agosto pasado (2020), la síndico del actual gobierno municipal panista, Luz María Garibay, quien también ocupó el mismo cargo durante el trienio del ex alcalde saqueador José Ramón Enríquez, fue denunciada ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del Estado de Durango por militantes del partido Movimiento Ciudadano, por los delitos en que pudo haber incurrido».

    Hoy se sabe que la síndico Luz María Garibay promovió un amparo contra actos que pudiera ejercer en su contra la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del Estado de Durango, y de acuerdo a fuentes internas de esta misma Fiscalía Anticorrupción en estos hechos también estaría involucrada la Contralora municipal Martha Judith Ávila Lucero.

    Dado el grave daño que se causó al patrimonio municipal, es necesario que este evento constitutivo de delito se resuelva a la brevedad posible.

    COMPARTIR