Sobre la asexualidad

Luci Roe Angel Miranda.

No es lo mismo que ser célibe, antisexual o tener fobia a las relaciones sexuales, una persona asexual es aquella que experimenta poca o nula atracción sexual hacia otras; también podría definirse como una orientación sexual hacia ningún género o sexo.

La asexualidad tampoco debe confundirse con la palabra “asexuado”, que significa carecer de sexo u órganos sexuales, condición de algunos insectos, amebas y bacterias.

La asexualidad no es un trastorno mental como muchas veces son vistas orientaciones sexuales distintas a la heterosexual, no es una enfermedad ni represión de los deseos sexuales. Según un estudio realizado entre 18,000 personas por la Universidad de Brock (Ontario, Canada), las personas asexuales representan aproximadamente el 1% (70 millones) de la población mundial.

PAG-6-1

La asexualidad es una orientación sexual como las otras existentes, por lo tanto no es algo que se elija o se pueda decidir ser, simplemente las personas se dan cuenta de quienes les atraen -o en este caso no atraen- sexualmente.

Los asexuales son capaces de sentir excitación a través de estímulos externos hacia su cuerpo, ya que el ser asexual no es una discapacidad física o condición que impida sentir a ninguna parte de su cuerpo. El ser asexual tampoco implica no tener sexo o no masturbarse, ese es un estereotipo que afecta a esta comunidad y confunde a quienes quieren informarse del tema. Algunas personas asexuales tienen sexo por distintas razones: para tener una relación más cercana con su pareja; tener otro tipo de intimidad; es una actividad que disfrutan o quieren tener hijos. A estas personas se les llama asexuales sexo-positivos. También hay asexuales que prefieren no tener ningún contacto sexual u otros que son indiferentes a ello.

No debe pensarse que las personas asexuales son frías, sin sentimientos o crueles, son personas que pueden formar vínculos afectivos y disfrutar del contacto y cariño humano, también sentir otros tipos de atracción como atracción romántica, estética, platónica, sensorial o intelectual.

PAG-6-2

Muchos profesionales y gran parte de la sociedad, debido a su desconocimiento y falta de actualización, afirman que las personas asexuales no existen, que sólo son tímidas o tienen baja autoestima, que no quieren admitir que son homosexuales, no han encontrado a “la persona correcta”, nunca han tenido buen sexo o sufren una disfunción llamada Deseo Sexual Hipoactivo. Todos los anteriores son prejuicios que afectan frecuentemente a las personas asexuales al ser invalidadas, juzgadas y catalogadas como algo que no son.

Los asexuales no suelen consultar al médico o sexólogo por su falta de atracción sexual, ya que no es algo que les angustie o genere ansiedad, a diferencia de las personas con Deseo Sexual Hipoactivo o con fobias sexuales, que ven afectada su vida por estos padecimientos y sienten deseos de cambiar.

Comunidad y presencia en línea 

En las últimas décadas han surgido grupos de contención para personas asexuales, como AVEN, el más conocido a nivel mundial, por sus siglas en inglés Asexual Visibility and Education Network, la Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad. El objetivo del sitio es lograr la discusión y difusión de la asexualidad, la aceptación de sus características y la contención de los asexuales en todo el mundo. La red se fundó en 2001 y se convirtió en la más grande en su tipo, con miembros en numerosos países.

También se pueden encontrar diversas cuentas en Twitter, Instagram, TikTok y Tumblr, que difunden información y contenido relacionado a la asexualidad, así como grupos en Facebook en donde personas asexuales comparten sus experiencias, resuelven sus dudas y socializan.

En 2019 la aplicación “Tinder” reconoció la asexualidad y la añadió a su lista de orientaciones sexuales que pueden elegir los usuarios para mostrar en su perfil. La aplicación de citas OkCupid también cuenta con esta opción desde 2014.

La importancia de la representación 

Debido a que la asexualidad aún es casi invisible entre medios de comunicación o medios de arte y entretenimiento como el cine, series, obras de teatro, música, etc., muchas personas asexuales pueden pasar años sin saber realmente su orientación sexual, viviendo experiencias incomodas, siendo juzgadas, teniendo dudas, vergüenza, miedo o inseguridades, es por eso que es necesario hablar de este tema y contar con personajes que representen adecuadamente y sin estereotipos lo que es ser asexual. Sin embargo, sigue siendo poco el espacio que se le da a la asexualidad en la cultura pop y a pesar de los esfuerzos y activismo de la comunidad sólo  podemos encontrar un par de representaciones que dan visibilidad a esta orientación sexual en series como BoJack Horseman (Netflix), Shadowhunters (Constantin Film), Emmerdale (ITV studios), Sirems (FOX) y escenas cortas en Sex Education (Netflix) y Game of Thrones. O peor aún, la asexualidad de personajes es borrada al ser trasladados a la pantalla, como es el caso de Judhead, personaje de Archie Comics.

Las personas asexuales existen desde siempre y están cansadas de ser ignoradas y agredidas de diferentes maneras, lo que más exigen es ser visibles, dar a conocer su orientación sexual para que deje de ser un enigma fácil de desacreditar y juzgar, y derechos básicos como el ser respetados y existir sin ser ridiculizados o patologizados por su orientación sexual, ya que en la sociedad actual, donde el sexo está sobrevalorado, para admitirse asexual hay que tener mucho valor.


 

COMPARTIR