Guanatos Dgo

A quien madruga un
buen café le ayuda.

Es una de las frases que maneja este relativamente nuevo lugar que abrió sus puertas en abril de hace cinco años y que a pesar de la pandemia sigue abierto.

Ubicado en Dolores del Río Núm. 320, entre las calles de Gómez Palacio y Gabino Barreda, este pequeño establecimiento poco a poco se va acreditando ya que su espacio puede ser reducido pero los alimentos y sobre todo la atención ¡¡son grandes!!

Atendido con singular esmero, “Guanatos Dgo” es llevado por la propia familia que atiende y prepara los alimentos; es un lugar pequeño y su mobiliario es de madera típica pero muy cómodo. Sus paredes pintadas de colores pastel neutro da una sensación de calidez bastante reconfortante que hacen sentir al comensal como si estuviera en casa de la abuela o en su propia casa y su mantelería llena de colorido hace que acá entre nos te cambie el estado de ánimo.

Cuentan con los protocolos de salud necesarios y obligatorios para poder estar ahí y con todo lo necesario también para el uso del sanitario; el sonido de ambientación es acorde para poder platicar sin alzar la voz o bien no quedarse callado por lo fuerte del volumen.

El lugar ofrece desayunos tradicionales, como son los clásicos y típicos chilaquiles que son el desayuno por excelencia de todo mexicano.

cafe

Los fines de semana ofrecen desde menudo y birria hasta los deliciosos atoles de guayaba o galleta y el de mazapán.

Todos los alimentos y bebidas son llevados a la mesa en la tradicional y siempre bien vista loza de barro perfectamente bien cuidada.

Para comenzar y darte tiempo a que decidas tu platillo te llevan un exquisito, calientito y bien balanceado café de olla, donde te das cuenta del por qué la frase de inicio, acompañado de pan tostado con su mermelada, por lo que el tiempo de espera, que tampoco es mucho, se acorta y comienzas a disfrutar del momento.

Me decidí por unos chilaquiles Guanatos, en los que la salsa es de chipotle muy bien balanceada ya que no tiene ese picor de este tipo de chile, pero si con bastante sabor, y unos huevos Jalisquillos, que son los típicos huevos que llevan la tortilla abajo, bañados con pico de gallo guisado, y de guarnición los tradicionales frijoles licuados copados con queso.

Créame, vale la pena que se de la vuelta por aquí, así apoyamos al comercio local y sobre todo desayuna muy sabroso a muy bajo costo. Otra de las cosas es que si usted no es de buen comer le ofrecen media orden, que al igual que la completa va muy bien servida, por lo que le darán ganas de regresar.

Por todo lo anterior en esta ocasión le daré
a este lugar cuatro tenedores.


 

COMPARTIR