Fernando Miranda Servín.

Protegida por los diputados inescrupulosos de la coalición Morena-PT del Congreso de Durango, que inclusive llegaron el extremo de hacer renunciar al titular de la Entidad de Auditoría Superior del Estado, C.P. Francisco Javier Guevara Morales, ya que, de acuerdo a fuentes internas de la misma EASE, este organismo habría estado investigando graves anomalías en el manejo del presupuesto en el municipio que gobierna, Gómez Palacio, Marina Vitela parece estar más ocupada en promover su imagen personal para posicionarse como candidata del partido Morena a la gubernatura de Durango que en atender realmente las necesidades de la ciudadanía gomezpalatina. Lo anterior quedó de manifiesto el pasado 10 de agosto, cuando la alcaldesa lagunense acudió al Congreso de Durango para solicitar apoyo para los afectados por las lluvias que azotaron a Gómez Palacio los días 3, 4 y 5 de agosto y, en la conferencia de prensa organizada para tal fin, terminó manifestando sus aspiraciones a la gubernatura.

PAG-4-1
El nepotismo y la corrupción a ultranza han sido las prácticas que han caracterizado a la alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela, ex priísta recalcitrante que emigró a Morena para seguir pegada a la ubre del poder.

Con una denuncia en su contra, fincada en la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción por el profesor y comunicador Gustavo Oteo Oropeza, por los delitos de tráfico de influencias y nepotismo, Marina Vitela pretende ser gobernadora de Durango.

Como se sabe, la alcaldesa gomezpalatina desde el inicio de su gestión incluyó en la nómina a por lo menos media docena de sus parientes, entre los cuales destacan su hermana Laura Vitela Rodríguez, directora del DIF de Gómez Palacio; su sobrino Yahir Vitela, director de Desarrollo Social; su nuera, Gretel Romo, encargada del área de Imagen y Relaciones Públicas; su primo, Arturo Rodríguez de León, director de Obras Públicas, y su hermano Adrián Vitela, quien ocupa un cargo en la dirección de Obras Públicas.

También, en un hecho sin precedente en la historia de este municipio, Marina Vitela consintió que su síndico (ahora diputado federal electo morenista) Omar Castañeda González, introdujera en la nómina municipal a una docena de familiares, entre los cuales se encuentran Kenia Ileana Palma Montoya, su esposa, con sueldo de 22 mil 206 pesos; Tania Eugenia Palma Montoya, cuñada, con sueldo de 25 mil 999 pesos, adscrita a la Secretaría del Ayuntamiento; Katya Idaly Palma Montoya, cuñada, con sueldo de 22 mil 206 pesos, adscrita a la dirección de Desarrollo Social; Norma Alicia Montoya Acosta, suegra, con sueldo de 9 mil 619 pesos, como auxiliar administrativa; Jenifer Gabriela López Castañeda, sobrina, con sueldo de 15 mil pesos, como auxiliar administrativa; Claudia Gabriela Castañeda González, hermana, con sueldo de 22 mil 206 pesos, como Coordinadora del Departamento del Patrimonio; Juan Carlos Castañeda González, Alberto Castañeda González y Santiago Castañeda González, primos, con sueldos de 4 mil pesos, adscritos a la presidencia municipal, y Nora Camacho González, hermana, adscrita a la dirección de Educación.

Estas denuncias hasta la fecha se encuentran archivadas en la Fiscalía Anticorrupción de Durango, dependencia que se ha caracterizado por sus prácticas de protección de acciones ilegales y por su marcada ineficacia.

Marina Vitela también ha hecho de la entrega de despensas a los sectores vulnerables uno de sus más jugosos negocios, pues las raquíticas entregas de alimentos las factura con sobreprecios exagerados. Al respecto, el periodista Juan Monrreal López escribió el 1 de agosto de 2020 en su portal Demócrata Norte de México: “La compra de despensas la realiza el municipio de Gómez Palacio a la empresa DILSA, propiedad de Carlos Manuel Herrera Ale, hermano de la ex alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale. Los llamados ‘paquetes de alimentos’ distribuidos han rayado en el insulto y lo ridículo, pues dichos paquetes se han llegado a conformar por 4 o 6 cebollas”.

Conforme a fuentes de la misma Tesorería municipal consultadas por este medio lagunense “paquetes alimentarios que apenas tienen un costo de 70 pesos son facturados hasta en 200 pesos por la administración de Marina Vitela”.

Por otro lado, los habitantes de la colonia El Consuelo todavía recuerdan el día sábado 26 de septiembre de 2020, cuando Marina Vitela llegó con su séquito de incondicionales a repartir pollo en mal estado.

De acuerdo a la crónica del portal Demócrata Norte de México, “para el domingo 27 de septiembre, en decenas de niños, mujeres y hombres arreciaron los signos de intoxicación ocasionados por la carne pútrida que Marina Vitela y su compadre Omar Castañeda llevaron hasta las puertas de sus viviendas, con todo y que conocían que los paquetes de carne tenían al menos 4 meses caducos”.

PAG-4-2
El 26 de septiembre de 2020 fue un día fatídico para los habitantes de la colonia El Consuelo, de Gómez Palacio, pues la alcaldesa Marina Vitela llegó con su séquito de incondicionales a repartirles paquetes de carne de pollo en mal estado. Cientos de ciudadanos resultaron intoxicados.

Hoy, el negro historial político que Marina Vitela tuvo como priísta lo ha seguido engrosando como morenista en medio de una pandemia trágica en la que ha hecho gala de total opacidad en el manejo de recursos públicos, como en su momento ha dado cuenta el sitio web noticioso Demócrata Norte de México: “Fue en este municipio donde el pasado 18 de marzo (2020) el COVID-19 cobró su primera víctima a nivel nacional, desde entonces, la pandemia se convirtió en el gran negocio que la presidente Alma Marina Vitela Rodríguez -perteneciente a MORENA- esperaba y que hasta ahora ha sabido explotar en beneficio propio utilizando recursos sin control alguno, adquiriendo artículos como despensas, cubre bocas, caretas, batas médicas, guantes, cabinas sanitizantes, sanitización de calles y edificios, entre otros enseres, con los que ha pregonado gastos millonarios, pero con inscripciones opacas o nulas en las bitácoras de las Cuentas Públicas municipales”.

Estos saqueos millonarios son uno de los tantos motivos por los que los diputados morenistas de la LXVIII Legislatura que está por concluir modificaron la Ley Orgánica del Congreso del estado de Durango para apoderarse de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en la siguiente legislatura que comienza en septiembre próximo. Son muchos los robos que se han cometido en el municipio de Gómez Palacio bajo la administración de Marina Vitela y a los morenistas no les conviene que el prianismo les derrumbe en el Congreso a quien podría ser su candidata a la gubernatura.


 

COMPARTIR