Puede parecer una broma, pero esta investigación demuestra hasta qué punto estamos cambiando la historia de la humanidad a través de la contaminación, debido a que se ha descubierto que está provocando el encogimiento de los penes humanos.

La epidemióloga, científica medioambiental y profesora en la escuela de medicina Mout Sinai, en Nueva York, Shanna Swan, ha publicado un libro titulado Count Down (Cuenta Regresiva en español), en el que examina la relación entre las sustancias químicas industriales y la longitud del pene, y sostiene que nuestro mundo moderno está alterando el desarrollo reproductivo de los humanos y amenazando el futuro de nuestra especie, ya que está provocando un aumento de los índices de disfunción eréctil, una bajada de la fertilidad y un número creciente de bebés que nacen con penes pequeños. “Los bebés llegan al mundo ya contaminados por las sustancias que absorben en el útero”, afirma la Dra. Swan.

You can be happy, even with small penis - Punch Newspapers

Esto no sólo está afectando al sexo masculino, también menciona que en algunas partes del mundo la mujer veinteañera media es hoy menos fértil de lo que era su abuela a los 35 años, a consecuencia de esto es posible que la mayoría de las parejas que quieran tener hijos deban utilizar la reproducción asistida para 2045. “Las sustancias químicas y contaminación de nuestro entorno, en conjunto con las prácticas de estilo de vida poco saludables de nuestro mundo están alterando nuestro equilibrio hormonal, causando diversos grados de estragos reproductivos”. Según el libro, los humanos cumplen tres de los cinco criterios posibles para definir si una especie está o no en peligro.

La investigación de la Dra. Swan arroja que estas alteraciones son causadas por los ftalatos, sustancias químicas utilizadas en la fabricación de plásticos, que pueden afectar la forma en que se producen las hormonas endocrinas. Este tipo de sustancias se utilizan para aumentar la flexibilidad, pueden encontrarse en juguetes, envases de alimentos, redes de pesca, cosméticos y muchos más productos.

Gran parte del trabajo reciente de esta doctora se ha centrado en los efectos de los ftalatos, estudiando inicialmente los ftalatos en ratas. Al exponerlas a este compuesto químico se demostró que esto provocaba el encogimiento de penes en estos animales. Desde el año 2000 la Dra. Swan ha sido autora de varios artículos sobre cómo estas sustancias químicas pueden transmitirse entre los padres y su descendencia, el impacto en el deseo sexual y, más recientemente, en la longitud del pene.

(es.euronews.com).


 

COMPARTIR