El Puerto de Mazaras

Cuando trabajas atendiendo a la gente aprendes a no ser un cliente de cuarta

Comenzaré recordándote que las medidas de prevención que todos debemos practicar y que se deben manejar en todos los lugares donde hay acumulación de gente, como son los restaurantes son:

  1. Limpiar tu calzado.
  2. Desinfectar tus manos.
  3. Pedir que saniticen tu mesa.
  4. Revisar que tus cubiertos estén limpios y enrollados en una servilleta.
  5. Procurar pagar con tarjeta y mantener una distancia de 1.5 metros.
  6. Usar el cubre bocas correctamente, cubriendo tu nariz y tu boca.
  7. El lavado de manos es importante y cuando vayas a secártelas trata de hacerlo con un pedazo de papel e inmediatamente tirarlo.

El Puerto de Mazaras cuenta con todas estas medidas de seguridad para que tu estancia sea plena, agradable y te sientas en confianza,

Si por su nombre te imaginaste inmediatamente que es un lugar donde venden mariscos, pues no te equivocaste. Es un lugar ubicado en Circuito Interior Núm. 117, en donde se pueden hacer reservaciones para ir a desayunar o comer. Su mobiliario es de madera rústica muy acorde con el tipo de alimentos que sirven, la música es buena y prácticamente te trasporta a una playa. Sus paredes están pintadas de color blanco, que por el lugar, contrario a lo que se pueda pensar, invitan a quedarte.

Restaurante mariscos El Puerto De Mazaras, Durango - Opiniones del restaurante

PAG-7-2

Sus baños están poco atendidos ya que el cesto de basura lo tienen hasta el tope por el poco cuidado que tienen en ir a revisarlo, en cuanto a lo demás tiene todo para el servicio, pero sí da muy mala impresión el cesto lleno de papeles.

El personal es muy amable, pero poco atento y no cuentan con uniforme ni alguna playera con el distintivo del lugar y los tienes que andar “cazando” prácticamente para que acudan a tu mesa.

Otra de las situaciones que me percaté es que los meseros no conocen los tiempos de cocción y de tardanza para servir, ya que pedí un platillo como entrada y me lo llevaron cinco minutos después de haberme llevado el plato fuerte, que esta vez ordené unos “Camarones Montana”, que son camarones a la plancha con trozos de carne de res, ensalada verde, pepino y cebolla morada, que a decir verdad déjeme decirle que la cebolla morada a ese tipo de platillos les da un sabor diferente. Otro platillo que ordené se llama “Camarones Fiesta”, que no es otra cosa más que camarones cocidos, camarones empanizados montados en una cama de arroz y unos camarones envueltos en tocino en medio de una guarnición de ensalada de lechuga, pepino y aguacate, también montados en una cama de arroz. Muy agradable sabor de los camarones, perfectamente cocidos, así como las guarniciones muy frescas.

Una recomendación: hay que poner atención cuando pides la cuenta ya que en la misma viene incluida la propina, situación que está legalmente prohibida.

Mi estancia fue grata, sin embargo le daré dos tenedores.


 

COMPARTIR