Morena y la alcaldía de Durango, de la corrupción a la expectativa

    Fernando Miranda Servín.

    Morena comenzó con el pie izquierdo en Durango pues entre 2012 y 2013 fue fundado por una de las corrientes más corruptas de la izquierda local, encabezada por el actual senador petista Alejandro González Yáñez. Posteriormente, la franquicia de este partido fue adquirida por el ala priista que gobernó esta entidad norteña el sexenio pasado (2010-2016). Y fue precisamente este grupo político el que terminó de desprestigiar al morenismo duranguense proponiendo en las elecciones de 2018 a candidatos verdaderamente nefastos provenientes del PRI y del PAN. Así, vimos llegar al Congreso a personajes harto conocidos por sus actos de corrupción y obediencia a las altas cúpulas del priísmo que desde hace 90 años gobernaron Durango.

    Durante la LXVIII Legislatura (2018-2021), la ciudadanía fue testigo del vergonzoso actuar de esos priístas y panistas habilitados de la noche a la mañana como diputados morenistas. Los más protagonistas fueron Sandra Amaya Rosales, Iván Gurrola Vega, Otniel García Navarro y Pablo César Aguilar Palacio, quienes actuaron más como comparsas del gobernador panista corrupto José Aispuro Torres que como auténticos representantes del pueblo. Más mediáticos que efectivos, jamás se atrevieron a denunciar ante las autoridades los saqueos, actos de corrupción y atrocidades de lesa humanidad que se han cometido bajo el amparo del mandatario de marras Aispuro Torres.

    Hoy, con cuadros políticos de extracción priísta, el dirigente estatal de este partido (que jamás ha hecho asambleas para elegir a sus representantes locales), Otniel García Navarro, pretende apuntalar al ex diputado Iván Gurrola Vega como candidato de Morena a la alcaldía de Durango, cuando todavía está fresca en la memoria del pueblo duranguense la marrullería que hicieron el último día que fungieron como diputados, ausentándose del recinto legislativo premeditadamente para no votar a favor ni en contra de la aprobación del crédito de 7 mil millones de pesos solicitado por el gobernador saqueador panista José Aispuro.

    1-Iv-n-Gurrola
    El ex diputado morenista Iván Gurrola Vega, durante la LXVIII Legislatura del Congreso de Durango, como presidente de la JUGOCOPO actuó como facilitador de la corrupción del gobierno panista encabezado por el mandatario saqueador José Aispuro Torres.

    Por otro lado, Sandra Amaya, quien también quiere contender por la candidatura de Morena a la alcaldía de Durango, por sus actos de corrupción en el pasado como regidora panista, sus graves omisiones como diputada en la LXVIII Legislatura del Congreso, y ahora por su papel intrascendente como diputada plurinominal, tiene pocas posibilidades para lograr su objetivo y, mucho menos, obtener el voto de la ciudadanía que ya la conoce perfectamente.

    En este contexto entra un factor que podría romper los moldes deplorables establecidos en Morena, un factor que no pertenece a los grupos de la izquierda corrupta ni al prianismo convencional disfrazado de morenismo: Ignacio Aguado Hernández, quien fue nombrado recientemente como delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Durango.

    Con un perfil ciudadano, ya identificado por la ciudadanía capitalina duranguense, Ignacio Aguado o Nacho Aguado, como es más conocido, fue el primer candidato independiente en la historia de Durango, contendiendo en las elecciones de 2016 por la diputación local del distrito V, realizando un papel más que aceptable.

    2-Nacho-Aguado
    Nacho Aguado, nuevo delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Durango, un perfil ciudadano y competitivo ajeno a la izquierda corrupta duranguense y a los grupos morenistas identificados con el prianismo local, puede dar la sorpresa como candidato a la alcaldía de Durango abanderado por el partido Morena.

    Nacho Aguado, perteneciente al grupo político del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se integra al morenismo en el proceso electoral de 2018 como coordinador de la campaña de López Obrador en Durango y permanece ahí como una carta desperdiciada por este partido.

    Ahora, con personajes malolientes que han decepcionado de sobra al electorado duranguense, quizá la dirigencia nacional de Morena deba considerar la opción de ofrecer una expectativa real de representación ciudadana para la alcaldía de Durango, y Nacho Aguado, sin duda alguna, es uno de los pocos exponentes morenistas que tiene capital político y social para dar la sorpresa en las casillas electorales el próximo 5 de junio de 2022.


    COMPARTIR