Azucena Triana y el derrumbe de la alianza

    Fernando Miranda Servín.

    “Se los digo en casa, la única gubernatura que tenemos posibilidades de ganar, reales, auténticas y bien ganada es esta (la de Aguascalientes). No hay más. Está muy complicado Durango, Tamaulipas, Quintana Roo, Hidalgo y Oaxaca, ¿qué les cuento?”, fueron las palabras lapidarias que el líder nacional del PAN, Marko Cortés, pronunció el pasado 25 de octubre ante militantes aguascalentenses y que fueron dadas a conocer el 2 de noviembre en un audio publicado por el portal Latinus.

    Lo anterior y la pérdida del registro del PRD en 15 entidades federativas, entre ellas Durango, prácticamente sepulta a la alianza PRI-PAN-PRD en esta entidad norteña.

    Esta catástrofe política en Durango, provocada principalmente por el mandatario panista José Aispuro Torres, por el alto grado de corrupción e impunidad que se practicó en su gobierno, debe orillar a las dirigencias nacional y estatal del PRI a alejarse de inmediato de esa alianza que desde ya se pronostica como totalmente fallida.

    Dice el refrán que “más vale solo que mal acompañado”, y efectivamente, al PRI más le valdrá presentarse solo en la contienda electoral de 2022 que cargar con la pesada losa que ya representa el PAN, y de ribete cargar también con lo que queda del PRD duranguense, un remedo de partido infestado de viciosos y acosadores sexuales.

    En medio de este sismo, a finales de octubre pasado la militante priista Azucena Triana Martínez hizo pública su aspiración a ser candidata de su partido a la gubernatura de Durango, ofreciendo a la ciudadanía como garantía de seriedad su larga carrera política como una de las diputadas más jóvenes que ha tenido Durango al integrar la LV Legislatura del Congreso local representando el distrito II a la edad de 20 años y como exdirectora general de Infraestructura Básica Deportiva de la actual CONADE, durante el sexenio salinista, en el cual promovió innumerables obras en beneficio de los duranguenses. En la conferencia de prensa en la que dio a conocer su deseo de ser candidata a la gubernatura por el partido tricolor, la conocida deportista remató su postura preguntando: ¿Qué han hecho por Durango algunos personajes, además de hacerse ricos?

    Azucena Triana, un perfil positivo y diferente que contrasta con los personajes priistas sórdidos que siempre han aparecido en las boletas electorales.

    Quizá se refería al mandatario panista José Aispuro Torres y a otros más que como él han utilizado el poder para saquear el erario y hacerse de enormes fortunas familiares.

    Por lo demás, vale la pena voltear a ver y escuchar a este tipo de perfiles, muy diferentes a un Esteban Villegas o a un Ricardo Pacheco, ya totalmente conocidos y aborrecidos por sus actos de corrupción y docilidad a los grupos de poder a los que pertenecen, pues a ellos se deben, no a la ciudadanía.

    Con 62 años, la Ingeniera Industrial Azucena Triana Martínez podría hacer mucho mejor papel como candidata del PRI a la gubernatura que cualquiera de esos “eminentes priístas” que ya han ocupado cargos públicos y no le han servido absolutamente para nada a la ciudadanía.


    COMPARTIR