Peña Nieto, Presidencia endeble

LA PRESIDENCIA ENDEBLE…

PEÑA NIETO, LEJOS DE

LEGITIMARSE

 

 

Ni cirqueros ni merolicos ni encubridores, el pueblo necesita auténticos gobernantes.
Ni cirqueros ni merolicos ni encubridores, el pueblo necesita auténticos gobernantes.
 Editorial razacero. 
A menos de medio año de su toma de posesión, la figura presidencial de Enrique Peña Nieto parece más endeble. Y es que al paso de los días, el encarcelamiento de la otrora poderosa líder magisterial, Elba Esther Gordillo, lejos de fortalecer y legitimar al primer mandatario de la nación por la forma desaseada en que llegó al poder, lo ha puesto en la encrucijada especial de aplicar la ley sin distingos y de manera inmediata a por lo menos los más connotados líderes sindicales corruptos del país que, para colmo, pertenecen a las filas del PRI, su partido, como lo son Carlos Romero Deschamps, el líder del sindicato petrolero que recientemente, haciendo gala del más descarado de los cinismos, declaró tener las manos limpias a pesar de haber sido exhibido en muchos medios de comunicación por haber comprado a su hijo, José Carlos Romero Durán, un lujoso auto Enzo Ferrari, que tiene un valor de 2 millones de dólares, además de que su hija Paulina sigue recorriendo el mundo rodeada de lujos, por supuesto, pagados con las cuotas sindicales de los trabajadores petroleros.Romero Deschamps, además, es un parásito del senado de la República, en donde no ha presentado ninguna iniciativa de ley y solamente ha asistido a 4 de las 13 reuniones de las comisiones a las que pertenece.

Carlos Romero Deschamps
Carlos Romero Deschamps

Víctor Flores Morales, el líder del disminuido sindicato ferrocarrilero, que a mediados del siglo pasado fuera el sindicato más combativo de Latinoamérica, es otro líder sindical cuyo enriquecimiento ilícito es más que evidente, junto con Joel Ayala Almeida, de la FSTSE, y la fauna interminable de pilluelos, la mayoría identificados con el PRI, que cotidianamente se roban las cuotas de los sindicatos que conforman la CTM, de minería, Teléfonos de México, el Metro, etcétera, etcétera, etcétera.

Y aunque Enrique Peña Nieto diga que en nuestro país no hay intocables, los hechos demuestran todo lo contrario ya que la mayoría de los integrantes de su gabinete, incluido él, cuentan con antecedentes de corrupción extremos.

En este contexto, la captura de Elba Esther Gordillo debe verse como un ajuste de cuentas burdo, meramente político y mediático, que no le aporta ningún beneficio al pueblo de México toda vez que ha quedado claro que la justicia de Peña Nieto es marcadamente selectiva, y un gobernante débil como él no debe darse el lujo de exponerse a ser señalado como cómplice o encubridor de otros líderes sindicales que son igual o peor de saqueadores que la ya celebérrima profesora. Y, para complementar este cuadro, si Peña Nieto pretendió doblegar al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación encerrando a su líder vitalicia para poner en marcha sin problemas su reforma educativa, no contó con el hecho de que en el magisterio existe otra corriente sindical, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, esa sí auténticamente combativa, que también se opone a esa reforma educativa que coloca a los profesores de todo el país en riesgo de perder sus plazas para darle paso a la privatización de la educación. Y en la CNTE no existe un liderazgo vertical como en el SNTE, por lo que Peña Nieto tendría que ejercer la represión abierta e ilegal en contra de este organismo para abrirle paso a su reforma educativa, acto que políticamente  terminaría por deslegitimarlo aún más.

Por otro lado, Peña Nieto emprendió su Cruzada Nacional contra el Hambre a través de la desacreditada secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, con tan mal tino que está convirtiendo en limosneros a los más de 50 millones de mexicanos que sufren pobreza extrema al aplicar las mismas políticas populistas que el PRI ha practicado durante casi 100 años, regalando despensas e implementando el aparatoso y relumbrante Programa de Pensión para Adultos Mayores, que no es mas que una broma de mal gusto para los más de dos y medio millones de ciudadanos que superan los 65 años y que van a recibir la fabulosa cantidad de 525 pesos mensuales, o sea 17.5 pesos diarios para que satisfagan su necesidad más elemental, que es la de comer. Esto, no es más que un verdadero insulto de un PRI que regresa a la presidencia con el negro antecedente de que sus anteriores gobernantes desmantelaron y privatizaron casi en su totalidad las instituciones que conformaban el Estado mexicano, dejando en el desempleo a millones de ciudadanos.

Pensión para Adultos Mayores, tomadura de pelo de Peña Nieto y Rosario Robles.
Pensión para Adultos Mayores, tomadura de pelo de Peña Nieto y Rosario Robles.

En contraste, los aumentos a los precios de la gasolina, el gas doméstico, las tarifas de electricidad y los productos alimenticios básicos no paran, en un país en el que solamente el 1% de su población, la clase oligarca y la élite política conformada por los partidos de “izquierda” y derecha, no sufren penurias económicas.

Por todo lo anterior, los ciudadanos debemos reflexionar qué es lo que realmente queremos para nosotros y nuestros hijos, si continuar recibiendo espectáculos de cirqueros pueblerinos que nos exhiben a una líder corrupta enjaulada y merolicos que nos ofrecen 17.5 pesos diarios para comer o comenzar a reivindicarnos rechazando ya a los partidos y a sus políticos para que los ciudadanos que no tengan ningún compromiso deleznable aspiren al poder para repartir el producto de nuestras riquezas patrimoniales entre el pueblo de México y no sigan teniendo como destino los bolsillos de unos cuantos sátrapas.

COMPARTIR