Gobernantes delincuentes y legisladores c贸mplices

Las nuevas evidencias que ha presentado el periodista Mark Stevenson a trav茅s de la agencia noticiosa Associated Press, sobre la masacre de Tlatlaya, Estado de M茅xico, vuelven a desnudar la corrupci贸n criminal que existe dentro del Estado mexicano, en el que la mayor铆a de sus instituciones y gobernantes est谩n involucrados en hechos delictivos.

Y es que Mark Stevenson dio a conocer el 煤ltimo d铆a de 2014 una entrevista realizada a una de las dos sobrevivientes de esta matanza artera de 22 personas por parte de elementos del Ej茅rcito mexicano, perpetrada el 30 de junio de 2014.

鈥淧ida perd贸n鈥. Erika Barr贸n, al momento de ser sacada con lujo de violencia de la Expo Bancomer por 贸rdenes de Pe帽a Nieto.
鈥淧ida perd贸n鈥. Erika Barr贸n, al momento de ser sacada con lujo de violencia de la Expo Bancomer por 贸rdenes de Pe帽a Nieto.

En dicha entrevista la testigo de este genocidio manifiesta que fue torturada por funcionarios de la Procuradur铆a General de Justicia del Estado de M茅xico para obligarla a declarar que los 22 supuestos integrantes de un grupo de narcotraficantes hab铆an muerto en un enfrentamiento con el Ej茅rcito mexicano.

鈥淟e pusieron una bolsa sobre la cabeza, la metieron en un excusado y la golpearon tan fuerte que seis meses despu茅s a煤n tiene problemas para ver y o铆r鈥, refiere Mark Stevenson.

De la misma manera, la testigo posteriormente fue trasladada a la Procuradur铆a General de la Rep煤blica en donde volvieron a torturarla para forzarla a firmar la declaraci贸n falsa. Finalmente, esta y la otra sobreviviente fueron encarceladas durante seis meses en una prisi贸n de m谩xima seguridad hasta que fueron liberadas por la presi贸n de los medios de comunicaci贸n nacionales y extranjeros.

Este testimonio, que consta en el expediente de este caso y fue corroborado por la Comisi贸n Nacional de los Derechos Humanos, nos revela la posible y casi segura participaci贸n del actual gobernador del Estado de M茅xico, el s谩trapa Eruviel 脕vila Villegas, y del procurador cansado, Jes煤s Murillo Karam, en este vergonzoso encubrimiento. Y nos convence a煤n m谩s del papel nada decoroso que viene haciendo el secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda, ya que, seg煤n las investigaciones de Mark Stevenson, tanto funcionarios de la procuradur铆a mexiquense como de la PGR supieron que la escena de la masacre de Tlatlaya hab铆a sido alterada por integrantes del Ej茅rcito mexicano para aparentar que los 22 presuntos delincuentes hab铆an muerto en un enfrentamiento.

Tres meses despu茅s de estas ejecuciones extrajudiciales, el 26 de septiembre de 2014, suceder铆a el genocidio de Iguala, en el que fueron asesinados tres estudiantes normalistas de Ayotzinapa y tres ciudadanos, adem谩s de haber sido desaparecidos de manera forzosa 43 estudiantes normalistas de los que hasta la fecha se desconoce su paradero, e igualmente, como en el caso Tlatlaya, fue una investigaci贸n period铆stica realizada por Anabel Hern谩ndez para la revista Proceso la que, en base a testimonios y videos, vuelve a poner en tela de juicio al Ej茅rcito mexicano y a la PGR pues se confirma la participaci贸n de sus elementos en este crimen de lesa humanidad.

Soldados y polic铆as federales, convertidos en asesinos al servicio de la partidocracia criminal.
Soldados y polic铆as federales, convertidos en asesinos al servicio de la partidocracia criminal.

Y como ni polic铆as ni soldados se ordenan solos ya que siempre act煤an obedeciendo las instrucciones de sus altos mandos, estas revelaciones nos dejan claro que estamos siendo gobernados por mafias delictivas altamente peligrosas que han implementado en las instituciones polic铆acas y en el Ej茅rcito pr谩cticas de represi贸n y exterminio nunca antes vistas en la historia contempor谩nea de nuestra naci贸n. Y lo mismo sucede en la capital del pa铆s, gobernada por la 鈥渋zquierda鈥 fascista representada por Miguel 脕ngel Mancera, en donde los ciudadanos pac铆ficos que se atreven a protestar en las calles son atacados por los grupos de choque polic铆acos y militares, pagados con nuestro dinero, y vilmente encarcelados por la polic铆a del gobierno perredista, acusados de delitos que no cometen.

Ante este panorama, el presidente Enrique Pe帽a Nieto, muy lejos de ser un estadista, rompi贸 el trozo de papel que la valiente soci贸loga Erika Barr贸n le entreg贸 durante su visita a la Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario, en la Expo Bancomer Santa Fe, el 17 de diciembre de 2014. El papel ten铆a escrita la frase: 鈥淧ida perd贸n鈥, refiri茅ndose al asesinato y desaparici贸n de los normalistas de Ayotzinapa. Pero nuestro presidente, en lugar de actuar como un verdadero jefe de Estado, rompi贸 el papel en presencia de los asistentes a este evento, demostrando su visceralidad y total falta de cultura pol铆tica, y ordenando que su Estado Mayor sacara del recinto por la fuerza a Erika Barr贸n. 驴Por qu茅? Porque as铆 act煤an los mafiosos, anteponiendo la violencia a la raz贸n.

Y ante las condiciones que guarda el pa铆s, Pe帽a Nieto no solo deber铆a pedir perd贸n sino renunciar por las matanzas de Tlatlaya e Iguala, los m谩s de 40 mil ejecutados que ha habido durante sus dos a帽os de gobierno y la total falta de expectativas econ贸micas que tiene nuestra naci贸n, en la que la pobreza ha aumentado dram谩ticamente.

Este a帽o 2015, debe ser forzosamente el a帽o en que los ciudadanos nos liberemos de esta parasitosis mortal que ya nos est谩 representando la partidocracia criminal, cuyos integrantes, tanto gobernantes como legisladores, se han complotado para saquear el erario, vender lo que no les pertenece, enriquecerse il铆citamente haciendo negocios privados con recursos p煤blicos y volverse c贸mplices de estos y otros cr铆menes atroces que nos han puesto en el aparador internacional como uno de los pueblos m谩s pusil谩nimes del mundo. Es urgente pues, que nos deshagamos de esta partidocracia sucia y atendamos el llamado de Javier Sicilia, de no asistir a las casillas electorales para no seguir legitimando con nuestro voto a estos carteles delincuenciales en que se han convertido los partidos pol铆ticos; no depositar nuestros votos en las urnas hasta que este sistema hamponeril flexibilice los registros de las candidaturas independientes y podamos darnos una nueva forma de gobierno que nos aleje por completo de la barbarie y la corrupci贸n extrema en la que nos tienen hundidos estos gremios 鈥減ol铆ticos鈥 delictivos.

COMPARTIR