Altos funcionarios de la UJED falsifican títulos

De la redacción de razacero.

Por si fuera poco el desprestigio que arrastra la máxima casa de estudios de Durango, cuya autonomía fue burdamente violentada por el gobernador Jorge Herrera Caldera a través de un albazo cometido por los diputados priístas de la anterior legislatura, a principios del actual sexenio, otro escándalo podría poner en la mira nacional a la Universidad Juárez del Estado de Durango.

Con tres rectores elegidos de manera anómala, la mafia priísta que ostenta el poder en este estado parece haber consolidado el control absoluto sobre esta universidad.

“El hermano del gobernador, Antonio Herrera Caldera, es quien realmente controla todo, él y el concuño de Jorge Herrera, el maestro Ubaldo Arenas Juárez, fueron los que maquinaron la designación de todos los directores de las escuelas, facultades y centros de investigación de la UJED”, señalan académicos de este recinto educativo.

UJED
La UJED, lejos de legitimarse ante la sociedad y ante las instituciones universitarias del país.

Y el dominio de facto es tal que algunos investigadores han tenido que presentar sus proyectos en las oficinas del conocido consorcio bicicletero de la familia Herrera Caldera, para que Antonio Herrera Caldera les dé el visto bueno.

En este panorama, mucho ha tenido que ver la actitud sumisa de la mayoría de la comunidad universitaria, compuesta por estudiantes y académicos que en los momentos decisivos se han mostrado apáticos y han permitido que un pequeño grupo de poder sea quien mal dirija los destinos de esta institución, impidiendo alcanzar el grado de excelencia que debería de tener.

Hoy, a la degradación que conlleva la pérdida total de su autonomía y la infinidad de anomalías que se cometen en su administración y en sus servicios escolares, se suma la sospecha de que altos funcionarios han falsificado sus títulos profesionales para poder estudiar especialidades en algunas instituciones del país y pertenecer a consejos nacionales de diversas disciplinas.

En este contexto, la fuente consultada por razacero revela que “algunos funcionarios de la UJED han falsificado sus títulos profesionales para alterar las bajas calificaciones que obtuvieron en los exámenes reglamentarios y poder ser admitidos en otras instituciones académicas del país y del extranjero para estudiar especialidades, así como ser aceptados en consejos nacionales de profesionales de distintas disciplinas”.

Estas actividades delictivas también podrían alcanzar a funcionarios relacionados con el aparato de justicia en Durango, de quienes “hay evidencias de que algunas autoridades de la UJED, en anteriores administraciones, les regalaron las calificaciones para que pudieran obtener sus títulos”, concluye la fuente.

El currículum vende. Otros funcionarios de la UJED, de mayor jerarquía, también han falsificado sus títulos para ser aceptados en asociaciones nacionales de profesionistas y obtener mejores sueldos en instituciones públicas y privadas.


COMPARTIR