El alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal. Al hostigamiento de voceadores de raza cero ahora se suman ataques a nuestra página web.

El alcalde de Durango, Esteban Villegas, principal sospechoso

De la redacción de razacero.

Luego de haber publicado la edición número 84 de nuestro medio informativo razacero, en la que aparece el artículo titulado “Durango: La batalla priísta, ¿ganará el peor?”,  en el que se exponen las anomalías y desatinos en que ha incurrido el alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal, precandidato oficialista del PRI a la gubernatura de Durango, este miércoles 2 de diciembre nuestro sitio web fue objeto de ataques durante más de 5 horas.

El alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal. Al hostigamiento de voceadores de raza cero ahora se suman ataques a nuestra página web.
El alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal. Al hostigamiento de voceadores de razacero ahora se suman ataques a nuestra página web.

Las agresiones comenzaron a las 10 de la mañana, cuando el artículo referido comenzó a recibir visitas tumultuosas, llegando a contabilizar nuestro registro 16,271 visitas de menos de 20 segundos cada una; esto, con el objetivo de saturar nuestro servidor con solicitudes de acceso y colapsarlo.

A estas agresiones a nuestra página web se sumaron también 87 intentos fallidos de acceso a la administración de nuestro sitio.

Por ser muy marcado el móvil de estos ataques, el equipo de esta casa editorial y su director, Fernando Miranda Servín, responsabilizamos directamente al alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal, de estas agresiones, así como también lo responsabilizamos de cualquier daño físico o moral que pudiéramos sufrir en el desempeño de nuestro trabajo.

Cabe mencionar que no es la primera vez que nuestro sitio web es atacado, coincidiendo estas agresiones con las publicaciones de denuncias de la ciudadanía en contra de este alcalde.

Por lo anterior, solicitamos a nuestros compañeros de los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales su solidaridad y que hagan eco de estos hechos lamentables.

COMPARTIR