Arrasó el PAN. ¿Habrá justicia o borrón y cuenta nueva?

Muy reñidas resultaron las elecciones que se llevaron a cabo este 5 de junio en 14 estados de la República y que de alguna u otra manera son el preámbulo de lo que serán los comicios del año 2018, en los que se decidirá la sucesión presidencial.

Por lo que se vio en estos comicios, todo parece indicar que el PAN regresará a la presidencia, a reserva de que Jaime Rodríguez “El Bronco” o algún otro candidato independiente logren alcanzar una fuerza inusitada en los próximos dos años.

Morena, el partido del santón izquierdista Andrés Manuel López Obrador, resultó ser un rotundo fracaso en la mayoría de los estados en donde hubo contienda pues, exceptuando la Ciudad de México, en donde ganó la mayoría de representaciones a la Asamblea Constituyente, en todas las demás entidades los dirigentes estatales de este instituto político dejaron mucho qué desear; unos por incompetentes y otros por corruptos ya que, como en el caso de Durango, fue evidente que fueron cooptados por el gobierno priísta para no presentar candidatos competitivos y hacer campañas de baja intensidad.

La edición especial que enfureció a AMLO.
La edición especial que enfureció a AMLO.

En este caso, cabe señalar que el jerarca de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en un acto inusitado de intolerancia a la libertad de expresión, en el cierre de campaña de su partido en la ciudad de Durango arremetió contra nuestro medio informativo agrediéndolo de nueva cuenta, manifestando públicamente que nuestro trabajo periodístico estuvo patrocinado “por infiltrados en Morena que están al servicio del corrupto Aispuro”, molesto porque en nuestra edición especial de mayo revelamos las corruptelas y contubernios que los dirigentes estatales de Morena en Durango tuvieron con el gobierno priísta corrupto con el objetivo no de ganar las elecciones sino simplemente de restarle votos a la coalición PAN-PRD, hecho que, lejos de beneficiarles, provocó la estrepitosa caída de Morena en esta entidad.

Andrés Manuel López Obrador, con su peligrosa intolerancia volvió a agredir a nuestro medio informativo por haber revelado las corruptelas que cometieron los dirigentes estatales de Morena en Durango, que fueron cooptados por el gobierno local priísta.
Andrés Manuel López Obrador, con su peligrosa intolerancia volvió a agredir a nuestro medio informativo por haber revelado las corruptelas que cometieron los dirigentes estatales de Morena en Durango, que fueron cooptados por el gobierno local priísta.

Esta postura sectarista e implacable asumida por López Obrador en contra de un modesto medio de comunicación solo deja entrever la manera en que se conduciría si llegara a ocupar la máxima posición política de nuestro país.

Hoy, estas elecciones no dejan de significar una bocanada de aire fresco en esos estados en donde por fin habrá alternancia luego de 87 años de cacicazgos priístas, como Tamaulipas, Veracruz, Durango y Quintana Roo, fuertemente castigados por los saqueos indiscriminados y abusos de poder de sus clases gobernantes locales.

En Tamaulipas ganó el PAN con Francisco García Cabeza de Vaca; en Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes resultó triunfador; en Durango, José Rosas Aispuro Torres salió victorioso abanderado por la coalición PAN-PRD; en Chihuahua, será gobernador el panista Javier Corral; en Aguascalientes ganó el PAN con Martín Orozco Sandoval; Puebla la conserva el PAN con José Antonio Gali Fayad, y en Quintana Roo el perredista Carlos Joaquín González ya es el gobernador electo.

En Sinaloa obtuvo el triunfo el priísta Quirino Ortíz; en Zacatecas, Alejandro Tello ganó por el PRI; Hidalgo inexplicablemente quedó en manos del nefasto priísta y ex senador Omar Fayad, más conocido por sus intentos de agredir la libertad de expresión y por plagiar el plan de desarrollo del presidente Ernesto Zedillo que por su trabajo legislativo; Tlaxcala sigue bajo el yugo priísta con Marco Antonio Mena Rodríguez y Oaxaca también con Alejandro Murat, el hijo del ex gobernador corrupto José Murat.

En Baja California también hubo comicios para elegir alcaldes y en la mayoría de los ayuntamientos de esta entidad ganó el PAN. Y en la Ciudad de México Morena tiene la mayoría de representantes en la Asamblea Constituyente.

Sin duda, estos comicios han sido de los más concurridos de los últimos años, y los más vigilados por la ciudadanía que, en un hecho sin precedente, se agolpó en las casillas al finalizar la jornada electoral para asegurarse de que sus votos serían respetados, y estuvo atenta a que los resultados publicados por los institutos electorales estatales coincidieran con las cifras de las sábanas de todas y cada una de las secciones en donde depositaron su voto. En esta tarea las redes sociales de internet tomaron un papel fundamental para denunciar y evitar actos ilícitos.

Así, después de haber provocado con sus sufragios la caída estrepitosa del priísmo en seis estados de doce en los que se disputaron gubernaturas, la sociedad mexicana por fin manda un mensaje claro a sus gobernantes de que deben de comenzar a velar por los intereses de las mayorías o en el siguiente proceso electoral serán despedidos sus institutos políticos.

De la misma manera, otra exigencia de los electores, que al menos parcialmente se está obedeciendo en Nuevo León con el gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco”, es el castigo de acuerdo a las leyes de todos y cada uno de los ex gobernantes y funcionarios públicos que hayan lesionado el erario, es decir, que hayan robado dinero de los contribuyentes en el desempeño de sus funciones y que hayan permitido el enriquecimiento ilícito de familiares y amigos, como es el caso concreto de Durango, en donde durante todo este sexenio que ya está a punto de terminar los parientes del gobernador priísta Jorge Herrera Caldera, especialmente su primo, Rafael Herrera Piedra, y su hermano Antonio Herrera Caldera, ejercieron poderes fácticos que les permitieron hacer uso indebido del erario y de personal de diversas dependencias estatales, facultades a través de las cuales amasaron enormes fortunas con la creación de empresas que facturaron cantidades millonarias de dinero a cargo del gobierno del estado de Durango.

La ciudadanía ejerció su derecho y cayó el PRI en 8 estados.
La ciudadanía ejerció su derecho y cayó el PRI en 8 estados.

En este aspecto, el pueblo duranguense espera que el ya gobernador electo José Rosas Aispuro Torres cumpla con la promesa que hizo durante su campaña electoral de sancionar severamente a quienes hayan agredido a la ciudadanía enriqueciéndose ilegalmente. Y esto no sería una cacería de brujas sino simplemente un acto de justicia en un estado que es considerado el más pobre del norte del país, por lo que un borrón y cuenta nueva sería una ofensa más que se sumaría a las muchas que ha padecido durante los últimos seis años.

Aunque hace falta mucho por hacer, sobre todo en esos estados en donde aún persiste la nociva hegemonía de cacicazgos priístas, estos comicios de 2016 nos dejan la lección a los votantes de que sí es posible cambiar las cosas, y a los gobernantes de que son solamente servidores públicos, y nosotros, los ciudadanos, somos sus mandantes.

COMPARTIR