Exigen investigar a la Fiscal torturadora de Durango

Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso, Fiscal General de Durango, sabía de las torturas a que estaban siendo sometidos los músicos de la banda Vagos.
 

De la redacción de raza cero.

 

Familiares de los siete integrantes de la banda musical Vagos, de Santiago Papasquiaro, que desde el 14 de febrero de 2013 fueron privados de su libertad ilegalmente por elementos de la Dirección Estatal de Investigaciones y de la Unidad Especializada en Secuestro, de la Fiscalía General de Durango, exigirán ante instancias nacionales e internacionales que se investigue a la titular de esta dependencia, Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso, por su presunta intervención en las torturas a que fueron sometidos los siete músicos para que se declararan culpables de los delitos de secuestro y homicidio, en agravio de las señoras Teresa Botello Contreras y María Isabel Mejorado Soto, originarias de este municipio, desaparecidas el 11 de noviembre de 2012.

Y es que en la Recomendación Núm. CEDH/3/085/13, emitida el pasado 18 de diciembre de 2013 por la Comisión Estatal de Derechos Humanos en contra de la Fiscalía General de Durango, solamente se solicita a la Fiscal Sonia Yadira de la Garza Fragoso que inicie averiguaciones previas en contra de los elementos de la DEI y de la UES que participaron en las torturas a los ciudadanos detenidos, y a la titular de la Fiscalía se le exime de responsabilidad.

“Nuestros familiares estuvieron arraigados ilegalmente durante 45 días en un hotel de la ciudad de Durango, durante este tiempo el personal de la CEDH visitó a los detenidos y levantó un acta circunstanciada en la que consta que presentaban lesiones severas en todo el cuerpo. A nosotros nos queda claro que la Fiscal General, Sonia Yadira de la Garza Fragoso, estaba enterada de las torturas a que estaban siendo sometidos nuestros familiares para obligarlos a declararse culpables de delitos que no cometieron”.

En el texto de la Recomendación de la CEDH, se exponen detalles de la forma en que los músicos de la banda Vagos fueron torturados: “colocaban bolsas de plástico en sus cabezas para asfixiarlos y golpeaban en todo el cuerpo provocándoles notorios hematomas”.

“A uno de ellos lo colgaron con unas cuerdas de la parte alta del edificio de la Fiscalía General, por la parte de atrás, amenazándolo con dejarlo caer si no se declaraba culpable y les decía en dónde habían enterrado a las señoras”, denuncian los familiares.

Miguel Ángel García, Luis Alberto Posada, José Alberto Gutiérrez Torres, Humberto Reyes Cásares, Adrián Reyes Posada, Pedro Damián García Solís y Anastasio Arenas desde hace más de un año se encuentran presos en el penal de Santiago Papasquiaro, y podrían ser sentenciados a más de 60 años de prisión a pesar de que los verdaderos secuestradores ya se encuentran presos. “Aprehendieron a un sujeto de nombre Kevin Martín Valenzuela Ruiz, jefe de una banda de secuestradores, e inmediatamente después de esta aprehensión aparecieron los cadáveres de las secuestradas, pero a estos sujetos solamente los acusaron de extorsión”, denunciaron el pasado mes de abril los parientes de los detenidos.

Otra parte de la Recomendación de la CEDH, establece las violaciones a todas las leyes nacionales, así como a todos los acuerdos, tratados y convenciones internacionales que nuestro país a firmado referentes a la protección de los derechos humanos: “por negar el Derecho a la seguridad jurídica de los detenidos, Efectuar detenciones sin contar con la orden correspondiente, Retención ilegal, Diferir la presentación de los detenidos ante la autoridad competente, Violar el derecho a la integridad y seguridad personal, y  -la más delicada- Obtener información o la confesión de los detenidos a partir de sufrimientos graves, físicos o psíquicos”,

Los familiares, al no encontrar respuesta a sus peticiones de justicia hechas a las más altas autoridades estatales, acudirán a instancias nacionales como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos e internacionales como Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, instancias ante las cuales exigirán que la Fiscal General de Durango, Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso, también sea investigada por su presunta participación como autora intelectual en las torturas a que fueron sometidos sus consanguíneos ya que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Durango, por razones inexplicables, omitió responsabilizar a esta funcionaria en su Recomendación.

 

 

 

COMPARTIR