“El dólar tiene los días contados, y la barbarie de EEUU hoy es algo sin precedentes”, según alto funcionario de Reagan

El dólar, como divisa internacional de reserva, tiene los días contados, mientras el tiempo de Estados Unidos como superpotencia expira, según el ex subsecretario del Tesoro y uno de los cofundadores de la “reaganomía”, Paul Craig Roberts.

“El mercado de bonos es una burbuja, el mercado de valores es una burbuja, el dólar es una burbuja (…). El tiempo del dólar está a punto de terminarse, aunque puede perdurar unos cuantos años más”, insistió el ex asesor de Ronald Reagan en una entrevista con ‘Sprott Money’.

El dólar asumió el papel de moneda de reserva planetaria después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la única economía industrial en el mundo que quedó intacta fue la de EE.UU., explica Roberts. De este modo, EE.UU., fue el único país cuya divisa podía apoyarse en la producción de mercancías y servicios, con lo cual, los pagos en dólares tenían sentido, porque daba confianza en pagos de otros países.

Sin embargo, hoy en día hay muchos países desarrollados y hay muchas divisas alternativas que se comercializan libremente. Según Roberts, el hecho de que “el papel del dólar como moneda mundial haya terminado” se debe a dos motivos claves: la impresión masiva de nuevos billetes y las sanciones.

“La consecuencia de emitir tantos billones de dólares nuevos para apoyar los precios de los bonos del Tesoro de EE.UU., sería destruir la moneda fiduciaria: detrás de estos dólares no hay servicios ni mercancías. Desde el 2008, los servicios y mercancías no han crecido en proporción a los dólares que la Reserva Federal ha creado”, argumenta el economista.

El dólar sin soporte, a pique.
El dólar sin soporte, a pique.

Según él, con su política exterior Washington está impulsando a que países poderosos como China o Rusia queden fuera del sistema de pagos en dólares. “La aplicación de las sanciones primero contra Irán, un productor petrolero, y luego contra Rusia, resultaron esencialmente en que Rusia mueva una gran parte de su energía fuera del sistema del dólar. Y es muy probable que otros productores de energía sigan su ejemplo”.

“Lo que pasa ahora entre los países del BRICS -Rusia, China, Brasil, la India y Sudáfrica- es que simplemente evitan el dólar y, desde luego, es mucho más barato para ellos.

Si los BRICS tienen éxito al organizar sus pagos internacionales con sus respectivas divisas propias y simplemente abandonan el uso del dólar, esto resultaría en la caída de la demanda del dólar en los mercados de divisas”, argumenta Roberts.

Desde su punto de vista, la postura vulnerable de la divisa nacional sacude también el peso de Washington en la arena política internacional. “El fundamento del poder estadounidense en el mundo es el dólar como una moneda internacional de reserva. Es la fuente de la hegemonía financiera estadounidense. Toda cosa que debilite o destruya este papel, debilita y destruye también el poder estadounidense”, subrayó el analista, quien el pasado 18 de octubre afirmó también en su página personal en Internet Roberts que “la barbarie de Estados Unidos hoy es algo sin precedentes, no es el ébola, sino Washington la epidemia para el mundo”, dijo, y recordó que en los últimos 13 años “los estadounidenses han permitido a su gobierno bombardear a niños, mujeres y ancianos en siete países, justificándose con mentiras y persiguiendo los intereses de la élite”.

Además, “Washington aplicó uranio empobrecido en muchos lugares causando defectos congénitos y problemas de salud”, dijo.

Enfatizó que “Estados Unidos es el único gobierno que ha usado armas nucleares contra civiles”, en referencia al lanzamiento de las bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en 1945.

Para Roberts, su país se ha declarado por encima de su Constitución y el Derecho Internacional.

Tales reflexiones las hizo al publicar en su página una reciente conferencia de prensa del presidente ruso, Vladimir Putin, en Serbia, y el discurso del canciller Serguéi Lavrov ante la Organización de Naciones Unidas.

Según afirmó Roberts, en una etapa también editor asociado del diario The Wall Street Journal, el líder moral del mundo es Rusia y no Washington.

(Rusia Today y Prensa Latina).

COMPARTIR