“El Bronco” ordena encarcelar a Gilberto Lozano

    Jaime Rodriguez Calderón, la vulgaridad hecha gobierno.

    Fernando Miranda Servín.

    Con toda una vida como priísta, Jaime Rodríguez Calderón, alias “El Bronco” llega a la gubernatura de Nuevo León el 4 de octubre de 2015, como “candidato independiente”, luego de haber sido alcalde del municipio de García.

    Durante su campaña electoral prometió de todo: La eliminación del cobro de tenencia y el combate a la corrupción, además de mantener a la baja los índices de inseguridad.

    Pero inmediatamente, en los primeros días de su desgobierno fue señalado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos por usar un lenguaje sexista y excluyente, o más específicamente, misógino; y el primer acto de corrupción que solapó fue el cometido por su amigo, el subsecretario de Administración de la Tesorería Estatal, Rogelio Benavides Pintos, quien adquirió 200 mil cobijas a 145 pesos cada una cuando su valor real era de 51 pesos, o sea al triple de su valor, pero la contralora estatal, Nora Elia Cantú y el subprocurador especializado en combate a la corrupción, Ernesto Canales, amigos de “El Bronco”, solo le impusieron una ridícula sanción administrativa de 7 mil pesos sin inhabilitación. Así gobierna Jaime Rodríguez “El Bronco”.

    Posteriormente a este bochornoso detalle, se supo que Roberto Rodríguez Calderón, su hermano, fue nombrado alto funcionario en la secretaría de Salud estatal, ya cuando este desgobernador había tomado posesión, y su hermana, Narcadelia Rodríguez, entró a trabajar en la secretaría de Educación.

    Durante su campaña electoral, Jaime Rodríguez prometió encarcelar a su antecesor, Rodrigo Medina de la Cruz y a los miembros de su gabinete que hubieran cometido actos de corrupción. Aunque Rodrigo Medina fue acusado por peculado, daño patrimonial y ejercicio indebido de funciones, fue detenido el 26 de enero y dejado en libertad el mismo día debido a que la Fiscalía Anticorrupción estatal no presentó suficientes evidencias que lo vincularan a esos delitos. El juez Jaime Garza Castañeda vinculó a proceso al exgobernador solo por el delito de ejercicio indebido de funciones, no así al de peculado y daño patrimonial, hecho que miles de ciudadanos consideramos una burla por parte del gobierno de Jaime Rodríguez “El Bronco”.

    Según la revista Expansión, en alianza con CNN, “hasta octubre del año pasado se habían registrado 568 casos de homicidio doloso ante la Procuraduría de justicia local, superando las 451 denuncias de todo 2015, y las 490 del año anterior.

    “En materia de robo a vehículos, en el mismo periodo hubo 3,482 denuncias. Esto supera los 3,225 casos que hubo en 2015, y los 2,850 de 2014.

    “También hoy Nuevo León es el tercer estado a nivel nacional en asaltos bancarios, con 42 casos registrados hasta octubre, cuando en 2015 se registraron 17.

    “La entidad se encuentra solo debajo de Jalisco y el Estado de México, con 70 y 61 respectivamente.

    “Bajar la deuda estatal, brindar transporte gratuito a estudiantes del nivel superior y medio superior de escuelas públicas y adultos mayores, así como control en los centros penitenciarios, forman parte de la lista de promesas que no ha logrado cumplir el gobernador.

    Jaime Rodríguez "El Bronco", ese millón de neoleoneses que votó por él ya deben de estar arrepentidos, y aunque se redujo el salario y el de sus colaboradores cercanos un 20% y bajó el 50% el pago de tenencia vehicular no ha logrado obtener la aceptación ciudadana por los altos índices de corrupción que hay en su gobierno y la inseguridad que priva en el estado.
    Jaime Rodríguez “El Bronco”, ese millón de neoleoneses que votó por él ya deben de estar arrepentidos, y aunque se redujo el salario y el de sus colaboradores cercanos un 20% y bajó el 50% el pago de tenencia vehicular no ha logrado obtener la aceptación ciudadana por los altos índices de corrupción que hay en su gobierno y la inseguridad que priva en el estado.

    “También evade a los medios de comunicación. Expansión solicitó una entrevista con Jaime Rodríguez por medio de su departamento de Comunicación Social, pero no fue concedida”, concluye el importante medio informativo.

    El 20 de diciembre de 2016 la ciudadanía neoleonesa estalló pues a más de un año de gobierno “El Bronco seguía sin cumplir sus promesas de campaña: reducir el cobro de la tenencia vehicular, combatir la corrupción y bajar los índices de inseguridad. Ese día miles de ciudadanos convocados por el dirigente del Congreso Nacional Ciudadano, Gilberto Lozano, abarrotaron la Macro Plaza de Monterrey exigiendo la renuncia de “El Bronco”.

    El 5 de enero, otra vez, miles de neoleoneses volvieron a salir a las calles, nuevamente convocados por Gilberto Lozano quien, días antes de esta fecha, por escrito garantizó a este desgobernador que la protesta sería pacífica.

    Priísta al fin de cuentas y marrullero por excelencia, Jaime Rodríguez “El Bronco” ordenó tras bambalinas vandalizar la protesta, de la misma forma en que el presidente corrupto Enrique Peña Nieto manda vandalizar las marchas que se realizan en su contra en la Ciudad de México para encarcelar a los genuinos manifestantes y desalentar a la ciudadanía. Pero en este caso Jaime Rodríguez “El Bronco” fue más allá pues acaba de ordenar a su tribunal de justicia estatal liberar una orden de aprehensión en contra del dirigente del Congreso Nacional Ciudadano, Gilberto Lozano, así nomás porque sí, porque él quiere, sin notificación de por medio ni audiencia previa, acusándolo ni más ni menos que de conspiración y asociación delictiva.

    Es indudable que las manifestaciones de diciembre de 2016 y enero de 2017 representaron un fuerte descalabro político para este desgobernador que de manera inverosímil pretende ser “candidato independiente” a la presidencia de la República en el 2018. Ahora, su testarudez al querer encarcelar a este activista social lo alejará aún más de sus aspiraciones paranoicas pues lo más seguro es que el pueblo de Nuevo León no va a permitir semejante abuso de poder de este empleado público.

    En febrero de 2016 este desgobernador vulgar agredió a una locataria de un mercado del municipio de Escobedo gritándole: “¡Quítate a la chingada!”.

    El 19 de diciembre del mismo año, en un evento prenavideño con las familias de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, este gobernante patán le dijo a los niños ahí presentes: “Bien, chamacos, abracen a su papá cuando tengan chansa… díganle que lo quieren mucho porque el papá de ustedes es Santa Claus. ¿Ya sabían eso, verdad?, ja ja ja”.

    ¿Realmente los neoleoneses y los mexicanos en general necesitamos a un gobernador como este: corrupto, inepto, represor y con esta capacidad intelectual?

    El prestigiado periodista Álvaro Cepeda Neri comentó a principios de 2016: “El Sistema Estatal Anticorrupción que propuso Jaime Rodríguez Calderón no ha pasado de ser una institución de adorno. Es así que los ciudadanos van de una a otra decepción política, acumulando el descontento y las protestas, pues descuidando sus obligaciones anda asesorando a los “independientes” y viendo cómo se postula a la Presidencia de la República, para sustituir a Peña; suponiéndose tan popular que los ciudadanos le darán su voto para que se domicilie en Los Pinos”

    Es lógico que después de Enrique Peña Nieto cualquier ciudadano quiera aspirar a ser presidente de la República, pero en el lejano caso de que increíblemente este tipo llegara a lograr su objetivo, sin lugar a dudas saldríamos de Guatemala para entrar a Guatepeor.

    https://www.youtube.com/watch?v=vlBwvSRlDv8

    COMPARTIR